Gas Natural Fenosa abre su guerra contra Nadal

Gas Natural Fenosa abre su guerra contra Nadal

06 diciembre, 2017
|
Actualizado: 06 diciembre, 2017 9:36
|

El ministro de Energía, Álvaro Nadal, no gana para batallas contra las eléctricas. A la guerra abierta entre Endesa e Iberdrola por el cierre de las centrales térmicas o la financiación del bono social, se suma ahora un nuevo frente: el gasista. 

Gas Natural Fenosa ha llevado al Supremo las medidas que obligan a las grandes gasistas a actuar en el mercado Mibgas para tratar de abaratar el coste de la electricidad. El Ejecutivo obligaba también a Endesa, como gran operador en este mercado.

Ahora, la batalla no será dialéctica sino que se decide en el Tribunal Supremo, que ha admitido a trámite el recurso planteado por la compañía cuyo consejero delegado es Rafael Villaseca. El Gobierno obligó mediante un decreto a Gas Natural y a Endesa a dotar de liquidez con ofertas de compra y venta el Mibgas, una maniobra que abarataría el precio del gas usado para generar energía y por tanto rebajar la altísima factura de la luz para los consumidores. El gas y el carbón son los dos combustibles que encarecen la factura de la luz en momentos de mayor demanda, ante una caída de la producción de renovables.

Gas Natural Fenosa cree que la medida de Nadal es ilegal y desproporcionada al exigirle ser además de operador, creador de mercado. En este sentido, tiene que asumir los riesgos ante operaciones especulativas en el mercado, pese a que no es una entidad experta en esta materia. La función tanto de Gas Natural como Endesa es dotar de liquidez al mercado de forma continua, según recoge El Mundo citando fuentes judiciales.

A juicio de la energética, estas operaciones repercutirían negativamente en sus cuentas, al tiempo que ve injusto que tenga que cargar con estas inyecciones de liquidez a un mercado organizado del que se benefician el conjunto de agentes y los propios consumidores. Nadal les exige tener una cuota superior al 10%, mientras que la energética alega que hay numerosas compañías especializadas en el mundo para atender esta labor y de forma voluntaria.

El ministro de Energía les exige que actúen en el mercado durante cuatro años, mientras que a los voluntarios solo seis meses.

Endesa ha rechazado abrir esta nueva guerra al considerar que no hay margen para frenar la medida, según fuentes próximas a la compañía que dirige Borja Prado, a El Mundo.

Noticias Relacionadas: