Gas Natural Fenosa y Endesa evitan invertir y cierran la central de Anllares

Gas Natural Fenosa y Endesa evitan invertir y cierran la central de Anllares

06 junio, 2017
|
Actualizado: 06 junio, 2017 11:47
|
PUBLICIDAD

Gas Natural Fenosa y Endesa han solicitado el cierre de la central térmica de Anllares para evitar realizar las inversiones necesarias para acondicionar la planta.

La planta, situada en la provincia de León, da empleo a 77 personas, que serán prejubiladas o reubicadas. Este nuevo paso de Enel-Endesa reafirma la preocupación del Gobierno de Mariano Rajoy sobre Endesa, que ha dejado de invertir en España para llevarse el beneficio a Italia. Endesa realiza inversiones muy inferiores a lo exigido. En concreto, un 40% menos, mientras que Endesa afirma que su inversión en las redes no ha variado en los últimos años.

El cierre de Anllares es el preámbulo del de Compostilla y Andorra, otras dos centrales térmicas que necesitan fuertes inversiones para cumplir con la estrategia de emisión de gases de la UE. En vez de acometer estas inversiones, las eléctricas prefieren continuar engordando sus beneficios en detrimento de la economía española y del empleo.

Enel, la matriz de Endesa, aseguró al Gobierno el cierre de Compostilla para el próximo diciembre de 2020, dejando sin una buena fuente de ingresos al municipio al que pertenecen.

Por otro lado, Gas Natural sí mantendrá operativa la central térmica de La Robla, donde hará una fuerte inversión. La empresa tendrá que hacer una fuerte inversión en la central térmica de La Robla para cumplir con la directiva europea de emisiones industriales y está analizando la adaptación en el grupo 2 de la instalación leonesa con el objetivo de extender su operación más allá del 1 de enero de 2020.

Gas Natural Fenosa ya efectuó inversiones en la central de La Robla para llevar a cabo la instalación de una desulfuradora que permita cumplir los límites de emisión de azufre y de la nueva infraestructura de transporte de material. Próximamente llevará a cabo nuevas inversiones adicionales para la desnitrificación de las emisiones.

Por otra parte, Gas Natural Fenosa y Endesa presentaron el pasado 25 de mayo una solicitud administrativa ante el Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital para el cese paulatino de la actividad en la central térmica de Anllares, situada en Páramo del Sil (León), hasta 2019.

Gas Natural Fenosa, con un 66,6 % de las acciones, y Endesa, con un 33,3 %, son las propietarias de la central de Anllares, que acumula ya 35 años de operación y tiene una capacidad de 347 megavatios de potencia.

La plantilla de Anllares está compuesta por 77 trabajadores, de los que una tercera parte será reubicada en el grupo y el resto podrá acogerse a prejubilaciones o bajas incentivadas. La planta de Páramo del Sil no cuenta con una infraestructura de desulfuración ni de desnitrificación de las emisiones, motivo por el cual la compañía ya comunicó la imposibilidad de cumplir con los límites establecidos en la directiva europea de emisiones industriales.

Según la compañía, además del problema de la emisión de óxidos de azufre y de nitrógeno, al 50 por ciento de su capacidad, emite 1.500.000 de toneladas al año de dióxido de carbono (CO2) y consume carbón nacional que conlleva una baja eficiencia.

.
Noticias Relacionadas:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD