PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

General Electric se va de Cataluña

El grupo General Electric ha elaborado un plan de reestructuración, tras el cierre de la compra de los negocios de transporte de energía de Alstom, que incluye un ajuste de plantilla que podría afectar a unos 6.500 empleados en Europa -unos 500 de ellos en España- en dos años. De los 500 trabajadores españoels afectados, 300 están en Cataluña. Y es que multinacional estadounidense ha decidido marcharse, sin decirlo, de esa comunidad.

 

General Electric  favorecear el centro de Nantes (Francia) en detrimento del de Barcelona y, al mismo tiempo, trasladará la actividad de la planta de Cornellà a la de Bilbao. Se trata sin duda de una salida de Cataluña, que se encuentra inmersa en un grave periodo de incertidumbre con un gobierno autonómico que persigue la quimera de la independencia y en manos de lso anticapitalistas de la CUP. Esta formación, que ya no sólo pide la independencia de Cataluña de España, sino qe va más lejos y pide salir del euro y de la Unión Europea. Entre sus grandes fobias está, además, su presecución las las grandes compañías y el sector energético es uno en su lista de nacionalizaciones.

 

General Electric, que pertenece al mayor país capitalista del mundo y que como cualquier empresa quiere un escenario jurñidico estable para poder hacer negocios y crear empleo, necesita hacer una reestructuración de las antiguas actividades energéticas de la francesa Alstom, que el gigante norteamericano había comprado en noviembre del 2015. Y que mejor que hacerlo en aquellas zonas que en el futuro le puden dar más que un problema. Aunque Cataluña no se independice, un gobierno autónomo en mano de los anticapitalista de la CUP puede ser muy perjudicial para las empresas y la economía catalana.

 

Así, este goteo de empresas que dejan Cataluña va a ser constante en los próximos meses si persiste en la deriva separatista y los minoritarios de la CUP imponen su política económica, tal y como adviertieron bancos como CaixaBank o Sabadell, grandes empresas como Freixenet o Planeta, meintras que otras, como Repsol, dirigida por lso nacionalistas radicales Andoni Brufau y Josu jon Imaz prefieren callar y no se les ha oido ni una sólo palabra a favor de la unidad de España ni en contra de la independencia de Cataluña desde que comenzó toda esta espiral independentista.