PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
El presidente y consejero delegado de Gestamp, Francisco J. Riberas en su salida a bolsaEl presidente y consejero delegado de Gestamp y presidente del Instituto de Empresa Familiar, Francisco J. Riberas en la salida a bolsa de su compañía. / EFE

Gestamp anuncia despidos tras perder 120 millones de euros

El fabricante de componentes de automoción Gestamp perdió en el primer semestre del año 120 millones de euros, frente a los 100 millones de beneficio que logró en el mismo periodo del año pasado, y ha anunciado ajustes -despidos- en las plantillas de trabajadores en Europa occidental y América.

En un comunicado, la empresa ha señalado que el “segundo trimestre de 2020 ha sido el período más difícil para el sector automovilístico y la economía mundial en los últimos 75 años, con una caída de los volúmenes de producción global de vehículos ligeros del 45 %”.

Como consecuencia de ello su ebitda cayó en el primer semestre un 58,2 %, al pasar de 521 a 216 millones, y la facturación bajó un 30,8 %, de 4.513 a 3.045 millones.

Entre abril y junio el ebitda fue de solo 23 millones y la facturación de 1.034 millones porque “durante semanas la producción de las plantas ha sido prácticamente inexistente, ante el derrumbe del mercado”.

Gestamp ha destacado su “capacidad de resiliencia y un modelo de negocio flexible, siendo capaz de ajustar su base de costes en 351 millones de euros en el primer semestre del ejercicio frente al mismo periodo de 2019, mejorando su apalancamiento operativo hasta el 19 % en el segundo trimestre” y con mayor liquidez que a finales de 2019.

La compañía ha aumentado ya su producción durante julio pero aplicará un “Plan de Transformación” porque el nivel de producción automovilística de 2019 no se recuperará hasta 2024.

Este plan incluye “un ajuste de la plantilla en Europa Occidental y América para adaptarse a menores volúmenes, una racionalización y consolidación de la presencia en Reino Unido con los cierres de plantas anunciados y la reducción de los gastos de mano de obra en Alemania. Las capacidades de matricería se reducirán y la estructura de costes de la sede corporativa” bajará.

El objetivo es “aumentar la eficiencia del Grupo absorbiendo la caída de las ventas y mejorando significativamente el margen ebitda en 2022 con un coste estimado de 103 millones de euros, de los cuales 90 millones serán de caja y 13 millones de impacto no monetario”.

El presidente de Gestamp, Francisco J. Riberas, ha declarado: “El escenario actual es diferente y necesitamos adaptar nuestra estructura de costes y consolidar nuestras operaciones tras un período de elevada inversión y crecimiento. Somos un jugador de largo plazo”.

“Seguiremos centrándonos en mantener nuestros esfuerzos para ofrecer soluciones para el mercado de vehículo eléctrico, así como el resto de tendencias en la automoción”, añadió Riberas.

Gestamp cuenta con 112 plantas de producción en 23 países y una plantilla de cerca de 43.000 empleados en todo el mundo. Su facturación en 2019 fue de 9.065 millones de euros.