Gestamp se estrena en Bolsa con fuertes caídas

Gestamp se estrena en Bolsa con fuertes caídas

07 abril, 2017
|
Actualizado: 07 abril, 2017 12:31
|
PUBLICIDAD

Gestamp iniciaba su andadura bursátil con un descenso del 0,54%, hasta los 5,57 euros, frente a los 5,6 euros, pero poco después aceleraba el descenso hasta casi el 4%, marcando los 5,41 euros.

Gestamp es la tercera compañía que debuta en el parqué español y la mayor salida hasta ahora en Europa, con un valor de 3.222 millones de euros. En España, es la tercera salida del año tras Prosegur Cash, filial del grupo de seguridad Prosegur, y de la inmobiliaria Neinor Homes.

El precio inicial con el que las acciones de Gestamp salían al mercado era de 5,60 euros, en el límite inferior de la horquilla orientativa que se había establecido, lo que situaba su capitalización bursátil en 3.222 millones de euros.

En esta salida a bolsa, la familia Riberas, principal accionista de Gestamp, ha vendido un 27% del capital (155,4 millones de acciones), lo que le permitirá ingresar 870 millones de euros.

Este porcentaje podrá ampliarse hasta el 31,05% del capital (178,7 millones de títulos), si se ejecuta el «green shoe» (derecho de compra concedido a los colocadores).

Tras la operación, la familia Riberas continúa siendo el accionista mayoritario de la compañía, con un 58,95% del capital (54,90% si se ejecuta el «green shoe»), mientras que la empresa japonesa Mitsui tiene el 12,525% y un grupo de empleados de la compañía, un 1,52%.

Gestamp ha dicho que con la salida a Bolsa aspira a aumentar su capacidad de atraer y retener talento, institucionalizar la relación con sus grupos de interés y ampliar su base accionarial. El presidente y consejero delegado de Gestamp, Francisco Riberas, ha afirmado hoy que la compañía de componentes para el automóvil prevé seguir creciendo a niveles del 10 % tras su salida a Bolsa este viernes.

En declaraciones a Efe, Riberas ha explicado que la salida al parqué madrileño es «un paso muy importante en la historia de un grupo familiar que lleva más de 20 años trabajando y que ahora, al pasar a ser una empresa pública, cambia de naturaleza y aumenta completamente su proyección social».

Ha destacado que salen a bolsa para consolidar un proyecto a largo plazo, «pero con el compromiso de la familia a todos los niveles para los próximos años».  A los posibles inversores les ha pedido que crean en la empresa como lo han hecho a lo largo de estos 20 años, «ya que se trata de un grupo que ha sido capaz de crecer en un entorno como es el mercado del automóvil, que no lo ha hecho mucho en los últimos 15 o 20 años».

Esa confianza, ha añadido, es lo que les ha llevado a crecer y abrir plantas por todo el mundo. Sobre el endeudamiento de la compañía (2.106 millones de euros), ha asegurado que «no es ningún problema» ya que Gestamp «ha sido capaz de crecer a unas tasas muy fuertes manteniendo un endeudamiento controlado«.

«Un endeudamiento por debajo de dos veces el Ebitda es un endeudamiento muy sólido que nos va a seguir permitiendo seguir creciendo fuerte y, por supuesto, sin asumir riesgo, como hemos hecho siempre», ha subrayado.

Respecto al precio de salida (de 5,60 euros), ha dicho que la empresa se ha querido asegurar un «éxito» de colocación y garantizar un buen comportamiento de la acción.

Preguntado por la compra de Opel por parte del grupo francés PSA, ha resaltado que no va a tener un impacto para su compañía y, de serlo, será «positivo», ha comentado. Esta adquisición, ha reconocido, les permitirá realizar sinergias en el campo de la conectividad o en el ámbito del vehículo eléctrico, así como por su volumen.

Asimismo, ha apuntado que quieren desarrollar plataformas comunes para ser más eficientes, lo que es una oportunidad para Gestamp.

De las políticas del presidente de EEUU, Donald Trump, en la industria del automóvil ha comentado que «fabricamos componentes para coches que se montan en México, no estamos exportando componentes de México a Estados Unidos. Por lo tanto, nuestra base es muy sólida».

Riberas ha afirmado que los niveles de competitividad «son muy buenos» y que en la industria del automóvil las decisiones «no son para dos días, no se pueden cambiar de un día para otro, por tanto, prevemos que no va a haber ningún problema con lo que es hoy en día el mercado automovilístico en México».

En cuanto a los planes futuros de Gestamp, ha indicado que en la actualidad hay diez plantas en construcción en países como Estados Unidos, China o Japón, por lo que tienen un plan «clarísimo» de lo que van a hacer en los próximos 2 o 3 años.

Mientras tanto, ha incidido, seguirán manteniendo la confianza de sus clientes y aceptando pedidos que permitan a la empresa seguir expandiéndose «en donde estamos y seguramente en algún país más».

En los primeros compases de la cotización de Gestamp, la acción ha caído un 2 %, una bajada a la que Riberas ha quitado importancia en declaraciones a los medios porque «lo importante» ha sido asegurar la colocación y salir a bolsa.

En cuanto a la posibilidad de entrar en el Ibex 35, ha respondido que ahora a lo que aspiran es a «cotizar bien y a dar resultados serios».

Respecto a los inversores -en torno a 1.000, ha cifrado-, ha explicado que hay mucha representación española, pero también de Reino Unido, Alemania, Estados Unidos o Francia.

 

.
Noticias Relacionadas:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD