El Gobierno descarga toda la responsabilidad del cierre de la AP-6 en Abertis

El Gobierno descarga toda la responsabilidad del cierre de la AP-6 en Abertis

22 enero, 2018
|
Actualizado: 22 enero, 2018 19:03
|

El director de la DGT, Gregorio Serrano, culpa a la concesionaria Iberpistas, del Grupo Abertis, de reabrir la AP-6 y no activar los protocolos previstos para estos casos.
El director general de Tráfico, Gregorio Serrano, ha culpado hoy exclusivamente a a la concesionaria Iberpistas, del Grupo Abertis, de haber reabierto durante dos horas, desde las 19 a las 21.00 horas del día 6 de enero, la AP-6, afectada por la nevada, y dejar que circularan los coches, además de no haber activado los protocolos de emergencia.
Serrano, que ha vuelto a pedir disculpas a los ciudadanos por el colapso que provocó la nieve en la AP-6 los días 6 y 7 de enero y ha reconocido que hubo «errores y fallos» en la gestión, ha subrayado que la decisión de la concesionaria Iberpistas no fue acertada y fue una de las causas del colapso de vehículos, muchos de ellos atrapados durante casi 20 horas.
Durante su comparecencia en la Comisión de Seguridad Vial y Movilidad Sostenible del Congreso para explicar, a petición propia y de Ciudadanos y Podemos, la gestión de su departamento esos días, ha precisado que la concesionaria tuvo dos fallos «mortales de necesidad»: reabrir la autopista dos horas y no activar el protocolo de emergencia hasta las 23.00 horas.

Mal Abertis, bien el Gobierno

Frente a la actuación «absolutamente incorrecta y desacertada» de la concesionaria, el máximo responsable de Tráfico ha contrapuesto las decisiones adoptadas ese mismo día y a la misma hora en las vías de titularidad estatal como en la N-110 que permitió de forma «eficaz y fluida» solucionar los problemas circulatorios y de acumulación de nieve.

La falta de coordinación atrapó a miles de conductores, según la DGT

Entre las críticas a la concesionaria, Serrano ha hecho hincapié en que ésta no restringió de forma coordinada la circulación en las tres vías que gestiona y que tenían incidencia en la nevada: la AP-6, la AP-51 y la AP-61.
En este sentido, ha ofrecido una prolija explicación con la exposición de numerosos gráficos de la situación en la tarde de Reyes y las decisiones «incoherentes» que Iberpistas iba adoptando, como cerrar la AP-6 a las 21:00 horas mientras la Ap-51 continúa abierta o en la AP-61 solo se restringe la circulación a los camiones.
Otra de las «claves» que causó el colapso, en opinión de Serrano, fue que la concesionaria no solicitó que se decretara el nivel rojo de alerta en caso de nevada, que supone la obligación de circular con cadenas o neumáticos de invierno, o que no informara de la situación en los panales informativos.
Serrano ha reprochado que a las 21:00 horas, una vez cerrado el tránsito en la AP-6, los vehículos atrapados en torno al kilómetro 70 era ya muy importante, si bien no se activaron hasta las 23:00 horas los protocolos de emergencia que supusieron la movilización de la Guardia Civil y de agentes de la Unidad Militar de Emergencias (UME) para rescatar a los conductores.

Multa de Fomento

Por todo ello, y tras la investigación abierta por Fomento, la concesionaria será multada y tendrá que pagar «los costes en los que ha incurrido» la administración central, así como una serie de inversiones que no ha concretado.
El máximo responsable de Tráfico, que ha iniciado su intervención pidiendo perdón a los conductores y reconociendo «fallos y errores» en la gestión, ha avanzado que se está diseñando una serie de medidas de vialidad invernal para evitar situaciones como la del primer fin de semana de enero y ha dejado claro que en esos casos la decisión de cortar una vía tendrá que corresponder a la DGT.
De todos modos, ha insistido en que esas situaciones han sucedido, suceden y sucederán, porque nadie puede garantizar al cien por cien que jamás vayan a producirse.
Tras la petición de que dimita por parte de Podemos, PSOE y ERC y las duras críticas expresadas por Ciudadanos, Serrano ha replicado: «Si yo tuviera conciencia de haber hecho algo que mereciera mi dimisión, los que sí me conocen saben que ya hace tiempo lo hubiera hecho».

Ni dimisones ni ceses

Y ha ido más allá al asegurar que no tiene intención de cesar a funcionarios «ejemplares» ni a nadie que durante 48 horas se dedicaron a hacer «lo que se pudo», ni a agentes de la Guardia Civil que integran «la mejor policía de carreteras del mundo».
«No estoy conforme ni satisfecho», ha enfatizado el director de Tráfico, quien durante su intervención ha enumerado las distintas actuaciones y avisos que desde el jueves 4 de enero se fueron realizando ante las previsiones meteorológicas que anunciaban nieve.
De hecho, ese día se llegaron a emitir 2.723 señalizaciones de aviso de nieve y de consejos de planificación de viaje en más de 800 paneles móviles, además de ampliar y reforzar los turnos de personal en los centros de gestión de tráfico e informar por todos los canales de comunicación de la DGT.
En el recorrido por las diferentes vías afectadas por la nieve, que ha explicado con fotografías y gráficos, ha contrapuesto las decisiones adoptadas ese mismo día y a la misma hora en las vías de titularidad estatal como en la N-110, que permitieron de forma «eficaz y fluida» solucionar los problemas circulatorios y de acumulación de nieve.

Fuertes críticas de Ciudadanos

Gestión nefasta y desastrosa, falta de previsión, balones fuera, medidas insuficientes y resolución lenta son algunos de los reproches que le han lanzado Miguel Gutiérrez, de Ciudadanos; Pablo Bellido, del PSOE; Jorge Luis Bail, de Podemos y Joan Olòriz, de ERC, que también le han criticado que no estuviera en Madrid al frente de la crisis y que publicara un tuit en el que justificaba su permanencia en Sevilla.
Un tuit del que se arrepiente Serrano, que se ha atrevido a aconsejar a los diputados: «Jamás escriban nada en redes sociales cuando estén cabreados, indignados o dolidos».

Noticias Relacionadas: