El Gobierno inicia el rescate de las autopistas de peaje

El Gobierno inicia el rescate de las autopistas de peaje

21 febrero, 2018
|
Actualizado: 21 febrero, 2018 11:16
|

El Ministerio de Fomento ya es propietaria de la primera de las nueve autopistas de peaje que tendrá que reprivatizar después. Se trata de la radial R-4, según ha informado Seittsa, dependiente del Ministerio dirigido por Íñigo de la Serna.

Seittsa se encarga desde este miércoles de la calzada y de todos los empleados, unos 90 trabajadores. De esta forma y hasta su reprivatización, se encarga del mantenimiento, gestión y explotación, así como del cobro del peaje. «Desde el día 21 de febrero de 2018, la titularidad de la explotación de la autopista Radial 4 corresponde a SEITTSA», según ha informado la compañía.

Es la primera de las nueve autopistas de peaje que tendrá que hacerse cargo el Gobierno y cuyo coste total es objeto de fuertes discusiones entre Fomento y los fondos propietarios. Fomento ha afirmado que el coste sería de 2.000 millones, mientras que los fondos lo elevan a 3.800 millones. Sea como fuere, el coste repercute ya en los contribuyentes, pese a que el Ejecutivo afirmó que no costaría un solo euro. La R-4 fue adjudicada a una empresa participada por Ferrovial, Sacyr y Liberbank, y que fue declarada en liquidación con una deuda de 530 millones.

Seittsa se hace cargo de estas autopistas «en virtud del Convenio de Gestión Directa aprobado por el Consejo de Ministros en fecha 28 de julio de 2017 y suscrito en fecha 16 de agosto de 2017», según ha explicado.

Los contribuyentes perderán como mínimo 1.000 millones

El Gobierno espera conseguir entre 700 millones y 1.000 millones de euros con la relicitación de las autopistas, según aseguró De la Serna. El problema es que se van a gastar 2.000 millones en su rescate, aunque los fondos de inversión propietarios de la deuda cifran en 3.600 millones de euros lo que cuesta esa operación. No obstante, en el peor de los casos, que el Gobierno tenga que abonar 3.600 millones, como exigen los tenedores de deuda, el rescate superará los 2.600 millones para los contribuyentes.

El objetivo que se ha marcado Fomento es hacer la incorporación de las autopistas, su nueva licitación y la adjudicación en 2018, lo que es “muy complejo” e “innovador”, porque nunca se había producido. De la Serna ha reconocido que la liquidación de estas autopistas “tendrá impacto en el déficit público de este ejercicio”, aunque no se puede saber la cifra exacta.

Hay que determinar todavía el valor de la denominada responsabilidad patrimonial de la Administración (RPA) que habrá que ir imputando al déficit, pero si conseguimos adjudicarlas en 2018, también “estaremos reduciendo ese impacto de una manera significativa”, ha subrayado el ministro. En la proyección que hizo el Gobierno para la Comisión Europea, el coste se estimó en unos 2.000 millones de euros, ha recordado.

Noticias Relacionadas: