Goirigolzarri descarga toda la responsabilidad de las escuchas del BBVA y Villarejo en Francisco González

Goirigolzarri descarga toda la responsabilidad de las escuchas del BBVA y Villarejo en Francisco González

28 enero, 2019
|
Actualizado: 28 enero, 2019 12:45
|
PUBLICIDAD

El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, ha asegurado que tanto él, que era consejero delegado de BBVA (2001-2009) cuando sucedieron los hechos, como su mano derecha, José Sevilla, también antiguo directivo de BBVA, nunca supieron ni participaron en las supuestas escuchas encargadas por el banco presidido por Francisco González al entonces comisario Villarejo, hoy en prisión a la espera de juicio.

Por eso la información publicada sobre una posible relación de BBVA con el excomisario Villarejo para espiar a políticos, empresarios e incluso periodistas, le parece «una sorpresa».

Goirigolzarri ha respondido así durante la rueda de prensa de presentación de resultados anuales de Bankia, y ha recordado que trabajó en BBVA durante más de treinta años, de los que ocho fue consejero delegado con Francisco González de presidente, entre los años 2001 y 2009, por lo que vivió en primera línea el intento de salto de Sacyr orquestado desde La Moncloa por Miguel Sebastián con el apoyo de José Luis Rodríguez Zapatero. A ese intento de asalto, Francisco Gonzáléz supuestamente reaccionó contratando a Villarejo para espiar a sus enemigos y conocer sus movimientos.

Sobre el veterano banquero, que ahora ocupa la presidencia de honor de BBVA y de la Fundación BBVA, Goirigolzarri no ha querido hablar.

«Nunca hablo de personas, ni para lo bueno ni para lo malo», y sobre la investigación iniciada por el propio BBVA para esclarecer lo que haya podido suceder, se ha mostrado convencido de que el banco está trabajando «con la máxima diligencia y profundidad» para saber lo que pasó.

Goirigolzarri coincide con el resto de colegas del sector en que este tipo de escándalos protagonizados por FG, BBVA y Villarejo no son buenos para la imagen de la banca

Debido al «extraordinario cariño» que tiene a la entidad, ha asegurado que sólo quiere lo mejor para el banco y para su equipo.

Y preguntado por si están «preocupados» por las conclusiones que puedan salir tras la investigación encargada por BBVA, ha dicho que no y que nunca ha sospechado que nadie le haya grabado. «Ni lo sospecho ahora», ha añadido.

Por eso ha descartado presentar una querella por este asunto contra el BBVA, después de que se le preguntara expresamente por ello si se confirmara que fue espiado.

Coincide con el nuevo presidente de BBVA, Carlos Torres, que consideró que de ser ciertas estas conductas serían «indudablemente muy graves, deplorables» y con el resto de colegas del sector en que este tipo de escándalos no son buenos para la imagen de la banca. EFE

.
Noticias Relacionadas:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD