PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Víctor Grifols, presidente de la farmacéutica española Grifols.

Grifols producirá un tratamiento contra el COVID-19 en Estados Unidos

La multinacional Grifols ha anunciado esta noche un acuerdo de colaboración con diversas instituciones estadounidenses y organismos federales de salud pública de ese país para recoger plasma de pacientes recuperados del COVID-19, procesarlo y producir inmunoglobulinas hiperinmunes.

PUBLICIDAD

En una comunicación a la CNMV Grifols precisa que se trataría del primer tratamiento para combatir específicamente el nuevo coronavirus, y que el pacto incluye la colaboración en el desarrollo de estudios preclínicos y clínicos necesarios para determinar la eficacia de la terapia con inmunoglobulinas hiperinmunes anti-SARS-CoV-2 para tratar el Covid-19.

La firma, que también colabora en España en un ensayo clínico con plasma inactivado, asegura que se trata de un acuerdo de colaboración multilateral con la autoridad estadounidense de Desarrollo e Investigación Biomédica Avanzada (BARDA), con la autoridad sanitaria estadounidense (FDA, en sus siglas en inglés) y con otros organismos federales de salud pública.

Grifols concreta que pondrá a disposición del proyecto su red de centros de donación aprobados por la FDA, organismo del Gobierno que regula los medicamentos en EEUU, que examinará e identificará a los donantes, junto a otros organismos de salud estadounidenses, y procesará el plasma para producir las inmunoglobulinas hiperinmunes en sus instalaciones especialmente diseñadas y aisladas para enfermedades infecciosas en Clayton (Carolina del Norte, EEUU).

PUBLICIDAD

Ya hace algunos años, a raíz del brote de ébola en África, Grifols puso en marcha un proyecto que le llevó a finales de 2018 a procesar plasma procedente de supervivientes sanos del ébola de Liberia, que utilizó para producir inmunoglobulina anti-ébola y tratar a la población afectada por esa enfermedad en otros países de África.

Grifols también trabajará en la realización de los estudios preclínicos y clínicos necesarios para determinar si las inmunoglobulinas hiperinmunes procesadas con el plasma de donantes que se han recuperado de la enfermedad pueden ser clave en el tratamiento del COVID-19 y en nuevos brotes de enfermedades infecciosas.

Asimismo, Grifols avanza que está acelerando el desarrollo y validación de un método de diagnóstico basado en la tecnología propia TMA (amplificación mediada por transcripción), capaz de detectar el virus con una sensibilidad equivalente o incluso superior a la de las técnicas basadas en PCR, un test que se procesará en equipos automáticos, con capacidad para analizar más de 1.000 muestras diarias, y que podría estar “disponible en las próximas semanas”.

“Esta innovadora cooperación entre los sectores público y privado representa una excelente oportunidad para acelerar el desarrollo y disponibilidad de una terapia, que, de demostrarse eficaz, podría utilizarse en la lucha contra esta pandemia”, apunta Grifols en un comunicado.

PUBLICIDAD

El gigante catalán de los hemoderivados también subraya que ha ofrecido su conocimiento y experiencia “para el potencial tratamiento del COVID-19 con transfusiones directas de plasma de pacientes recuperados de la infección”, y que para ello ha puesto a la disposición de la FDA la tecnología de inactivación viral (con azul de metileno) para garantizar la seguridad del plasma para transfusiones.

Por otra parte, Grifols ha explicado que está trabajando en España en un ensayo clínico con plasma inactivado por azul de metileno de pacientes recuperados, colaborando con determinados centros de donación y hospitales públicos, ya que, a diferencia de en EEUU, aquí no cuenta con centros de donación de plasma propios.

La empresa también está colaborando con algunos centros hospitalarios españoles en el diseño de diversos estudios clínicos para la utilización de algunos de los productos derivados del plasma, como son las inmunoglobulinas intravenosas y alfa-1 antitripsina, para comprobar su eficacia para el tratamiento contra el COVID-19.