De Guindos pide 5 años de cárcel para Rato

De Guindos pide 5 años de cárcel para Rato

22 junio, 2017
|
Actualizado: 22 junio, 2017 17:18
|

EL FROB, dependiente del ministro Luis de Guindos, secunda a la Fiscalía y pide 5 años de cárcel a Rodrigo Rato por Bankia.

El Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) solicita cinco años de prisión para el expresidente de Bankia Rodrigo Rato por estafa a los inversores de la salida a bolsa, aunque descarta el presunto delito de falsedad contable tras adherirse a los argumentos de la Fiscalía Anticorrupción.

Este organismo, encargado de salvar a la banca española, depende directamente del Ministerio de Economía, actualmente dirigido por el exbanquero Luis de Guindos. Se da la circunstancia que Luis de Guindos y Rodrigo Rato mantenía una larga y estrecha relación desde que el PP ganó las elecciones generales en el año 1996 con José María Aznar a la cabeza.

Luis de Guindos ocupó varios cargos públicos entre el año 1996 y el 2004, todos ellos bajo el amparo de Rodrigo Rato. Comenzó como asesor del Secretario de Estado de Economía y jefe del Gabinete Técnico de la Secretaría General de Comercio.  Mas tarde ascendió a director general de Política Económica y Defensa de la Competencia y más tarde a secretario general. También fue, además de consejero de otras empresas públicas, como Renfe, secretario de Estado de Economía en el último gobierno de José María Aznar (2002-2004)

Ahora, 13 años después, de aquella relación estrecha con el vicepresidente económico Rodrigo Rato se ha pasado a una petición de cárcel para el ex presidente de Bankia de 5 años. Eso sí, todos los responsables de los organismos que supervisaron la salida a Bolsa de Bankia, como Miguel Ángel Fernandez Ordónez, ex gobernador del Banco de España, o de Julio Segura, expresidente de la CNMV, quedan fuera.

Luis de Guindos ha pasado de hacer carrera con Rodrigo Rato en los gobiernos de Aznar ha pedir 5 años de cárcel para el expresidente de Bankia

El FROB secunda así el escrito de acusación registrado por el Ministerio Público, por lo que pide cuatro años de cárcel para el exvicepresidente José Luis Olivas, tres años para el exconsejero José Manuel Fernández Norniella, y dos años y siete meses para el exconsejero delegado Francisco Verdú, en tanto que exonera al resto.

En el documento, el Fondo les considera responsables civiles directos, razón por la que solicita una indemnización por las cantidades en las que resultó mermado el patrimonio tanto de Bankia como de su matriz, BFA, como consecuencia de las reclamaciones de los afectados por la operación, cantidad a determinar una vez que haya sentencia y se haga firme.

Según la Abogacía del Estado, que representa los intereses del FROB, los cuatro tuvieron «especial responsabilidad en que la salida a bolsa se ejecutara sustrayendo a los inversores la información esencial acerca de la verdadera situación patrimonial de Bankia y su inviabilidad».

Rato y Fernández Norniella, máximos responsables

Especial peso atribuye a Rato y Fernández Norniella por los cargos desempeñados en los órganos de dirección de Caja Madrid, así como a Olivas por su posición destacada en Bancaja, cuya situación patrimonial y correspondiente reflejo contable «está en el origen de la situación creada».

Sobre Rato, el escrito asegura que «pilotó el proyecto de BFA-Bankia» y permitió el debut bursátil pese a ser «plenamente consciente de la inconsistencia del proyecto» y de que los inversores estaban recibiendo una información «incompleta e inveraz» que ocultaba la realidad «crítica» de la entidad.

Una conducta que también reprocha a Olivas, a quien señala por haber autorizado en su época al frente de Bancaja, operaciones «faltas de racionalidad económica» en las que no existían expectativas de un desarrollo urbanístico que permitiera recuperar la inversión a corto o medio plazo, originando un «importante quebranto» que acabó por afectar a la matriz de Bankia.

Situación critica

«Sin perjuicio de que el entorno económico se deteriorara en el tercer y cuarto trimestre de 2011, la situación de BFA-Bankia era ya a la fecha de la salida a bolsa muy crítica», denuncia el FROB, que asegura que los acontecimientos posteriores «no fueron sino la confirmación de la inviabilidad del proyecto» de la entidad.

Como adelantaba hoy Vozpópuli, la acusación no presenta cargos contra los otros 28 procesados por el juez, entre ellos el socio auditor de Deloitte Francisco Celma, exime de cualquier responsabilidad a Bankia y reclama que se archiven las actuaciones por presunta falsedad contable contra el conjunto de los implicados.

También remite al documento de Fiscalía y afirma que la contabilidad «no puede calificarse materialmente de falsa en la medida en que no vulneraban la normativa entonces vigente y cumplieron las exigencias del regulador» hasta el punto de contar con un colchón de 3.027 millones para hacer frente a los ajustes de los que informaban los peritos judiciales del Banco de España.

Francisco González y José Ignacio Goirigolzarri, testigos de la causa

En relación a las pruebas testificales, el FROB se adhiere a las propuestas por el fiscal del caso, Alejandro Luzón, que pidió las comparecencias, entre otros, de los presidentes de BBVA y Bankia, Francisco González y José Ignacio Goirigolzarri, el exgobernador del Banco de España Miguel Ángel Fernández Ordóñez y alguno de los técnicos que ya comparecieron durante la fase de instrucción.

Igualmente avala la declaración del ministro de Economía, Luis de Guindos, aunque recuerda la posibilidad de aplicar el artículo 703 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, que le permitiría testificar por escrito, con el fin de no interferir el adecuado ejercicio de su cargo.

Noticias Relacionadas: