IAG da marcha atrás a la compra de Niki

IAG da marcha atrás a la compra de Niki

23 enero, 2018
|
Actualizado: 23 enero, 2018 8:13
|
PUBLICIDAD

IAG, el conglomerado de aerolíneas formado por British Airways (BA), Iberia, Vueling y Aer Lingus, no comprará la aerolínea insolvente Niki, propiedad de Niki Lauda, el legendario automovilista. Una demanda en Austria ha cambiado todos los planes.
De esta forma, la aerolínea vuelve a manos de su propietario, Niki Lauda, que continuará operando gracias a los acuerdos con Condor y Thomas Cook, el touroperador más importante del mundo. El empresario austríaco, de 68 años, asumirá así nuevamente el control sobre la aerolínea que fundó en 2003 y vendió en 2011 a Air Berlin, quebrada en verano pasado.
Tras una sesión maratoniana con los acreedores de NIKI, una aerolínea que formaba parte del desaparecido grupo alemán Air Berlin, los administradores Ulla Reisch y Lucas Flöther, anunciaron hoy el unánime resultado de las deliberaciones en un comunicado.
«Suponemos que las autoridades de legislación de insolvencia de Austria y Alemania darán su visto bueno en un corto plazo a esta transacción», señala la nota, sin detallar el precio final de compra.
En un primer procedimiento, celebrado en Alemania en otoño pasado, la aerolínea -con unos mil empleados y 21 de aviones-, había sido adjudicada al grupo alemán Lufthansa. Sin embargo, la principal aerolínea germana desistió finalmente ante la posibilidad de que las autoridades comunitarias de libre competencia no dieran su visto bueno por su posición dominante en el mercado.
Tras ello, Niki se declaró insolvente a mediados del pasado diciembre y a finales de ese mes IAG anunció su intención de comprar los activos de la aerolínea por 20 millones de euros y dijo que proporcionaría liquidez a la aerolínea quebrada hasta un máximo de 16,5 millones de euros.
En un nuevo procedimiento, los acreedores aceptaron la oferta de IAG. Sin embargo, una querella presentada con éxito ante la Justicia alemana por el portal de derechos del consumidor «Fairplane» obligó trasladar a Viena el juicio de insolvencia, ya que el centro operativo de NIKI siempre estuvo en Austria y no en Alemania.
De esta forma, se abrió una vez más la carrera por comprar NIKI, por la que se presentaron esta vez tres aspirantes: IAG, Niki Lauda, y la aerolínea irlandesa Ryanair.
Hasta la suspensión de operaciones a mediados de diciembre, NIKI ofrecía vuelos desde ciudades en Alemania, Austria y Suiza a destinos de vacaciones en el Mediterráneo, sobre todo a España.

Noticias Relacionadas:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD