PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez GalánEl presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán.

Iberdrola coloca 3.000 millones en deuda en la mayor emisión de su historia

Iberdrola ha colocado este miércoles en el mercado la mayor emisión de su historia, con un total de 3.000 millones de euros a través de un bono híbrido, según ha detallado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

La compañía asegura que con esta operación queda patente que el mercado confía claramente en su solvencia y explica que con estos fondos busca financiar el crecimiento del grupo.

Precisamente, Iberdrola ha anunciado hoy la compra, a través de su filial estadounidense, Avangrid, de PNM Resources, una eléctrica de Nuevo México y Texas, por la que desembolsará aproximadamente 4.317,5 millones de dólares (unos 3.663,5 millones de euros) y que le permitirá posicionarse como una de las mayores compañías del sector estadounidense.

También hoy la compañía ha dado a conocer que ganó 2.681 millones de euros en los primeros nueve meses del año, un 4,7 % más que en el mismo periodo de 2019, pese a que calcula que la caída de la demanda y la morosidad por la covid-19 le ha restado 203 millones de su beneficio neto.

EL MAYOR BONO HÍBRIDO DE UNA «UTILITY»

La colocación de la deuda es la mayor que hasta la fecha ha realizado una empresa de servicios de electricidad y energía (lo que se conoce como «utility») en el Euromercado a través de un bono híbrido, según la información facilitada por la propia Iberdrola.

La operación se ha estructurado mediante dos tramos: Uno de ellos por 1.600 millones de euros (con cupón fijo anual del 1,874 % desde la fecha de emisión y vencimiento perpetuo con opción de recompra a partir de abril de 2026) y otro de 1.400 millones de euros (cupón del 2,25% y opción de recompra en abril de 2029).

Así, Iberdrola tendrá la posibilidad de recomprar el primer y segundo tramo de este nuevo bono híbrido en abril de 2026 y 2029, respectivamente, y posteriormente con frecuencia anual en cada caso, coincidiendo con la fecha de pago de cupones.

Los bonos híbridos computan como capital en un 50 % de acuerdo con la metodología de las principales agencias de rating, con lo que esta operación contribuye también a mantener las calificaciones crediticias de Iberdrola.

La demanda conjunta ha superado los 7.500 millones de euros y ha sido 2,41 veces superior a la oferta, con más de 263 inversores de 27 países participando en esta operación, que se la colocado entre inversores cualificados y ha corrido a cargo de HSBC y BNP.

La compañía ha explicado que con estos fondos busca financiar el crecimiento del grupo, que en lo que va de año ha cerrado ocho operaciones corporativas, incluida la anunciada hoy en EEUU, con las que quiere ganar posiciones en el ámbito de las energías renovables.

Así, en este período Iberdrola ha entrado en Australia, con la adquisición de Infigen, ha añadido una cartera de 12,3 gigavatios (GW) eólicos marinos en Japón y Suecia, y se ha reforzado en mercados como Francia, Reino Unido, Brasil y EEUU.

«A pesar de las dificultades del entorno que nos toca vivir, la aceleración de nuestras inversiones nos impulsa a seguir siendo un motor clave de la reactivación económica y la creación de empleo, a la vez que mejoramos nuestros resultados financieros», ha asegurado el presidente de Iberdrola, Ignacio Galán, al anunciar esta operación.

A septiembre, la liquidez del grupo superaba los 13.800 millones de euros, cubriendo 30 meses de necesidades financieras, según los datos de la empresa.