El peor escenario para Moody’s sobre la independencia de Cataluña: avalancha de impagos

El peor escenario para Moody’s sobre la independencia de Cataluña: avalancha de impagos

06 noviembre, 2017
|
Actualizado: 06 noviembre, 2017 10:43
|

Moody’s ha dado a conocer un dramático informe sobre un hipotética independencia de Cataluña. «Los hogares y las pymes catalanas tendrían dificultades para hacer frente al pago de sus préstamos», al tiempo que el Estado español retiraría el único apoyo financiero que tiene la Generalitat: el FLA.

La opinión en un nuevo informe de Moody’s, publicado este lunes, está firmada por el vicepresidente y analista sénior Antonio Tena. En este estudio se analiza el impacto que tendría la ruptura efectiva sobre las titulizaciones crediticias. «Structured finance – Spain: Catalan independence would be credit negative for structured finance transactions» es el nombre del informe. «Más de 1.900 empresas -más de 2.000 según los datos de los registradores- han salido de Cataluña desde el 1 de octubre», recuerda la agencia.

«Cataluña perdería el extraordinario apoyo que recibe del gobierno central español si llegara a ser independiente, y cualquier cambio en el riesgo soberano afectaría negativamente la calidad crediticia de las transacciones financieras estructuradas», ha afirmado Antonio Tena. «Los hogares catalanes y las pequeñas y medianas empresas (PYME) podrían enfrentarse a obstáculos para mantenerse al día con los pagos de sus préstamos en un escenario de independencia», ha considerado.

No obstante, ve «improbable» la independencia de Cataluña, pero no por ello da de lado a este escenario. «El deterioro de las pymes catalanas es probable en el escenario de independencia, dada la relevancia de las ventas que realizan a otras regiones de España», destaca el documento.

La menor capacidad de las pymes para reaccionar ante sacudidas económicas les afectaría más que a los hogares, por «sus necesidades de financiación a corto plazo y la dependencia de sectores económicos relacionados con el consumo, en especial el turismo, que se podría ver afectado por la incertidumbre política».

En el caso de las titulizaciones respaldadas por hipotecas residenciales (RMBS), un descenso en el precio de la vivienda en Cataluña, como resultado de una menor demanda y un exceso de la oferta, incrementaría las pérdidas en caso de impago de las hipotecas. Según Moody’s, en caso de una separación de Cataluña del resto de España se vería mermado «el comportamiento de los activos domiciliados en Cataluña que respaldan las titulizaciones españolas, implicando mayores tasas de impago y pérdidas en caso de fallido», especialmente en el caso de las titulizaciones de bancos originarios de Cataluña, que tienen una exposición media de sus carteras titulizadas de entre el 20% y el 45% a Cataluña.

Moody’s recuerda que la nota de la deuda catalana está en bono basura con perspectiva negativa, mientras que la de España está en grado de inversión con perspectiva estable. El informe responde a una actualización de los mercados y no constituye una acción de calificación. «La inestabilidad política en caso de independencia y su efecto en la economía de la región también afectaría negativamente las clases de activos de finanzas estructuradas», afirma la agencia.

La banca con gran parte de su negocio en Cataluña se expondría a un reguero de impagos

Una desaceleración económica en las principales industrias catalanas tendría implicaciones crediticias negativas para las hipotecas y refinanciaciones, explica Ángel Jiménez, analista de Moody’s. «Es probable que se deteriore el perfil crediticio de estas pymes en caso de independencia, dada la importancia de las ventas a otras regiones de España, a pesar del aumento de las exportaciones», ha destacado.

Para los valores respaldados por hipotecas residenciales (RMBS), se registraría una caída en los precios de la vivienda, como resultado de una menor demanda y exceso de oferta, aumentando las pérdidas por impagos. Además, a los prestatarios catalanes les puede resultar más difícil seguir pagando sus deudas en el escenario poco probable de independencia, lo que debilita el rendimiento de los activos domiciliados en Cataluña que respaldan las titulizaciones españolas, con mayores tasas de impago y mayores pérdidas.

Este es especialmente el caso de las titulizaciones patrocinadas por bancos domiciliados originalmente en Catalunya, con una exposición media de cartera a préstamos en Cataluña que oscila entre el 20% y el 45%.

La entrada de una nueva moneda elevaría el riesgo y la inseguridad jurídica

Si bien estas cuestiones afectarían a todos los prestatarios, las pymes catalanas se verían más afectadas que los hogares debido a la capacidad más limitada de las pymes de reaccionar ante shocks económicos repentinos. Esto se debe a sus necesidades de financiamiento a corto plazo y la dependencia de los sectores económicos relacionados con el consumo, como el turismo, que podrían verse afectados por las incertidumbres políticas.

Las titulizaciones también estarían sujetas a un riesgo de redenominación si una Cataluña independiente adoptara una nueva moneda, y las transacciones tendrían un mayor riesgo legal debido a las incertidumbres sobre qué marco legal estaría en vigor.

Finalmente, el riesgo de contraparte en las transacciones podría aumentar, con los riesgos derivados principalmente del papel de los bancos en las titulizaciones. Aunque dos de los principales bancos domiciliados originalmente en Catalunya -CaixaBank, S.A. y Banco Sabadell, S.A.- ya se han mudado fuera de Cataluña, podría haber implicaciones negativas para las instituciones con exposición a la región.

.
Noticias Relacionadas: