Indignación entre los agricultores tras el último ataque al vino español en Francia

Indignación entre los agricultores tras el último ataque al vino español en Francia

12 agosto, 2016
|
Actualizado: 12 agosto, 2016 20:40
|
PUBLICIDAD

Las organizaciones agrarias han coincidido en mostrar su indignación por el enésimo ataque del autodenominado Comité Regional de Acción Vitícola a una importadora de Sète (Francia) que guardaba vino español y de otras procedencias -el pasado 3 de agosto- y exigen sanciones para los asaltantes y el Ejecutivo galo. Ese día, en Sete, cerca de Montpellier, por sus calles corrieron ríos de vino español -unos 50.000 litros- en el ataque al almacén y cinco de sus camiones por parte de este grupo de acción violenta, que se atribuyó la autoría del vertido de la mercancía propiedad de la importadora de vino Brion. Hasta la fecha, 12 de agosto, no se ha producido detención alguna, y eso que los asaltantes de la bodega formaban un amplio grupo e iban encapuchados por las calles de laciudad y armados con palos y hachas.

Y es que no es la primera vez ni será última que la ira de los viticultores franceses se ceban con los productos españoles. Solo durante este año, los ataques de los viticultores galos comenzaron en abril con el vertido de 42.000 litros de vino español cerca del paso fronterizo de Le Boulou. Y en julio, el CRAV ya se había atribuido el incendio de una bodega cercana a Narbona

En el sector agrario no ocultan su malestar por estos ataques que cíclicamente afectan a alimentos españoles, más competitivos -como las frutas o el vino– y algunas fuentes empiezan a abrir ya el debate de un posible «boicot» a los productos franceses.

La Unión de Uniones exige al Gobierno que reclame la inclusión del asunto en el próximo Consejo de Agricultura de la Unión Europea (UE) -en Bratislava (Eslovaquia), los días 13 y 14 de septiembre-, y se discutan sanciones y «medidas contundentes» para erradicar esas conductas delictivas.

Reclama también sanciones penales para los asaltantes, a quienes considera un grupo violento que protesta contra las importaciones, provengan de donde provengan.

El coordinador estatal de La Unión de Uniones, José Manuel de las Heras, afirma que la doble moral del discurso que sustenta a los ataques roza «la indecencia» porque, en el libre mercado europeo, alimentos españoles como leche, quesos o patatas salen perjudicados con frecuencia frente a los galos.

«Pedimos que en el próximo Consejo de Agricultura europeo se ponga encima de la mesa un planteamiento de sanción al Gobierno francés por dejar impunes estos atentados», añade De las Heras, quien teme que los pedidos caigan por el miedo de los importadores.

En su opinión, en el mercado del vino salen beneficiados unos países u otros, pero la balanza global es positiva para Francia, que en muchos casos necesita importar de España para «encabezar» sus vinos de mesa, necesitados de más «color» o «grado».

El precio de venta del vino a granel francés es mucho más alto que el español, según De las Heras, por lo que «deberían ser nuestros viticultores quienes se quejen» y «les animamos a hacerlo, porque España está jugando a ver quién vende el vino más barato del mundo y, en eso, somos los campeones, desgraciadamente».

«No podemos entender que la Administración francesa consienta este tipo de ataques, gente armada y encapuchada, porque algo así nunca se permitiría en España», ha señalado el responsable de la sectorial del vino de Asaja, Fernando Villena.

«El Gobierno deber hacer una protesta enérgica», ha apuntado Villena, quien advierte de que, si esta situación continúa, debería estudiarse un posible boicot a los productos franceses.

Ha resaltado que la OCM del vino actualmente en vigor retiró todos los mecanismos de regulación que había en el sector, con apoyo de Francia especialmente, por lo que hay «libertad de mercado», la misma que permite que ese país inunde con excedente de leche barata los lineales españoles y derrumbe los precios de los ganaderos.

«Conozco el discurso francés desde hace 30 años. Cuando España no estaba en la UE, protestaban contra el producto italiano, pero hoy lo hacen contra el español», ha recordado Villena, tras desautorizar también a quienes ponen en duda la trazabilidad del alimento.

«El vino español es el más sano y natural de todos los que se producen en la UE»; «tenemos un sol excelente y poca pluviometría», que permiten elaborar en condiciones de competitividad y costes que quizás no tengan en Francia, donde es habitual la adición de azúcar, ha defendido.

Por su parte, el responsable de vino de COAG, Joaquín Vizcaíno, ha detallado que los distribuidores franceses compran vino a granel de España a menor precio que el francés y lo revenden después «al doble», por lo que habría que buscar a los beneficiados del comercio en el país vecino.

Algo similar ocurre con el aceite que Italia importa desde España y vende con su marchamo con más valor, ha destacado Vizcaíno, por lo que no entiende que se culpe a los productos españoles.

Las diferencias de precios son grandes, ya que el vino común a granel español se paga a unos 3 euros por hectogrado frente al que se hace en Francia, que cotiza a unos 7 euros, más del doble.

El secretario general de UPA en Albacete, Ramón Sáez, ha remarcado que «cuando se exporta mucho producto del que ellos tienen siempre suelen hacer lo mismo, atacar camiones españoles, de fruta o vino«.

Sáez ha incidido en que, en los últimos tres años, el sector cooperativo ha aumentado mucho la exportación de vino a Francia -apreciado por su calidad y precio-, que empresas galas reexportan a toda Europa, por lo que no cree que el producto español distorsione su mercado.

«Si alegan que nuestro vino le hace la competencia al francés, es un punto a favor nuestro, pero no son de recibo las formas que utilizan para protestar y que hagan lo que hacen», ha afirmado.

Noticias Relacionadas:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD