Indra convoca a los sindicatos para una ‘transformación’ de la plantilla

Indra convoca a los sindicatos para una ‘transformación’ de la plantilla

04 octubre, 2020
|
Actualizado: 04 octubre, 2020 23:50
|

Indra ha convocado a los representantes sindicales a negociar medidas de «transformación» de la plantilla en el plan de acción para amortiguar los efectos de la COVID-19 que presentó el pasado julio.

Un portavoz de la compañía ha negado a Efe que la convocatoria responda a la intención de abordar un Expediente de Regulación de Empleo (ERE), como sostienen los sindicatos.

Según la empresa, se trata de abrir un período de diálogo para llegar a un acuerdo sobre las medidas concretas necesarias para llevar a cabo una transformación de su plantilla.

«La posición de Indra es abierta al análisis y el diálogo sobre todas las posibles medidas que puedan proponerse. Indra no está centrada en ninguna medida en concreto a la hora de abordar esa transformación», aseguran desde la dirección.

Por su parte, los representantes de UGT, CCOO y USO aseguran que la empresa les transmitió el pasado viernes su intención de iniciar un procedimiento de despido colectivo que afectaría a todos los centros de trabajo de Indra Soluciones Tecnológicas de la Información, para lo cual se constituirá en los próximos quince días la mesa de negociación.

A principios de abril, la multinacional tecnológica retiró la propuesta de expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) que había planteado para todas las filiales del grupo, y que estaba previsto que afectara a un máximo de 10.000 trabajadores, así como la rebaja salarial planteada para el resto de la plantilla.

Posteriormente, en julio, en la presentación de sus resultados, anunció un plan de acción para superar las dificultades relacionadas con la crisis económica, adaptarse a las nuevas condiciones de mercado y de demanda, eliminar ineficiencias y mejorar su competitividad.

Dicho plan tiene como principales líneas de acción la reducción de costes, la mejora de procesos internos y nuevos modelos de trabajo, la reorientación de la inversión en Capex y un plan de transformación de la plantilla.

Desde la empresa insisten en que Indra ya dijo en julio que en septiembre iniciaría conversaciones con la representación de los trabajadores para abordar de manera dialogada las medidas concretas necesarias para esta transformación, derivada de los cambios estructurales del negocio y de la caída de las ventas.

Indra, que cuenta con unos 30.000 trabajadores en España, perdió 75 millones de euros (unos 88,5 millones de dólares) en el primer semestre del año, frente a los 34 millones (unos 40 millones de dólares) de beneficio neto que obtuvo en el mismo periodo de 2019, tras ver descender sus ingresos un 4 % como consecuencia del coronavirus.

La plantilla total de Indra es de 48.228 personas, un 2 % menos que en 2019, de los que el 58 % trabajan en España, y un 32 % en América.

En España, donde tiene el 53 % de su negocio, Indra ingresó hasta junio 787 millones de euros (927 millones de dólares), un 0,7 % menos que en el primer semestre del año pasado.

En América, donde registra el 20 % de sus ingresos totales -la mayoría en Latinoamérica- tuvo una facturación de 302 millones de euros (356 millones de dólares), un 4,8 % menos en términos reportados, un 6,6 % más que en el mismo periodo de 2019 si se tuviera en cuenta la moneda local.

Indra tiene filiales principalmente en México, Brasil, Argentina, Colombia, Perú, Chile, además de negocios significativos en Ecuador y Centroamérica, entre otros.

Noticias Relacionadas: