La banca española despidió a 9.600 empleados en 2016

La banca española despidió a 9.600 empleados en 2016

29 agosto, 2017
|
Actualizado: 29 agosto, 2017 12:13
|
PUBLICIDAD

La banca española despidió el año pasado a 9.565 trabajadores, casi el doble que en el ejercicio anterior, según datos facilitados por el Gobierno.

En una respuesta del Ejecutivo a una «solicitud de informes y documentos» del diputado de Izquierda Unida Ricardo Sixto se señala que el año pasado fue uno de los ejercicios en el que más oficinas bancarias se cerraron, 2.279, y se eliminaron 9.565 empleos, frente a los 5.096 de 2015.

Las entidades bancarias cerraron entre 2009 y 2016 un total de 17.019 oficinas y eliminaron 82.285 empleos. Eso implica el despido de «un 30%de sus plantillas o, lo que es lo mismo, 6 oficinas suprimidas y 28 puestos de trabajo destruidos de media al día durante esos ocho años.

 

El Gobierno también indicó a Ricardo Sixto, con datos del Banco Central Europeo (BCE) y Eurostat, que «desde el año 2005 hasta 2014, España ocupó, en todos los años del periodo, el segundo puesto en el ranking de oficinas por habitante dentro de la Unión Europea. En el año 2015 (últimos datos disponibles), España subió hasta el primer puesto del ranking».

Pese a ello, el territorio español pasa de 0,95 oficinas bancarias abiertas por cada 1.000 habitantes en ese 2005, hasta las 0,67 de 2015, período en el que mejoran su ratio de sucursal por habitante Francia, Portugal (pese al rescate también con fondos europeos) o Polonia.

2.000 millones en recortar plantillas

La digitalización de la banca y la facilidad para realizar gestiones a través de Internet hacen que los usuarios acudan cada vez menos a las sucursales, así como la caída de los ingresos de las principales entidades por el euribor en negativo, son las principales causas de los reajustes de plantilla.

CaixaBank es la entidad que está detrás de esta aceleración, tras haber acordado dos planes de prejubilaciones este año, por las que ha asumido un coste de 455 millones y que dio salida a 960 empleados en dos planes. En la entidad mantienen que más allá de estas salidas, el banco tiene previsto contratar jóvenes en aquellas zonas en las que sea necesario y que impulsen la renovación de la plantilla.

BBVA es la segunda entidad más activa en 2017, con cerca de 500 prejubilaciones durante la primera mitad del año, que le han costado 153 millones, a lo que hay que añadir los más de 600 trabajadores retirados antes de los 65 años en 2016. El coste total del asciende a 389 millones de euros, recuerda el citado diario.

En cuanto al Santander, su objetivo es reducir un 33% los costes de Banco Popular, que ya el año pasado los recortó en un 20%. La propia Santander cerró 450 oficinas y dio salida a 1.400 empleados el año pasado. Los costes de reestructuración de los últimos 18 meses son de 475 millones en el caso del Santander y de 380 en el del Popular.

Ibercaja ha cargado un gasto de 71,6 millones para ejecutar un ERE para 590 empleados y cerrar 140 oficinas; y Liberbank prejubilará a 525 empleados este año, para lo que ha provisionado 52 millones.

Banco Sabadell por su parte, anunció el pasado mes de diciembre la previsión de cerrar 250 oficinas en 2017, un 11,8% del total, una decisión que comportará entre 700 y 800 despidos. Sabadell insisten en que el excedente de personal se irá afrontando en gran parte con reubicaciones o bien no cubriendo las bajas que se produzcan por prejubilaciones.

Noticias Relacionadas:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD