PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias (2d), y la portavoz, Irene Montero (d), conversan los diputados de en Marea con Yolanda Díaz (2i) y Antón Gómez (i). EFE/Mariscal

La diputada de Unidas Podemos Yolanda Díaz, sindicalista y comunista, será la ministra de Trabajo

El nuevo Gobierno de Sánchez en coalición con la formación de Pabo Iglesias y con el permiso de independentistas y proetarras engordará con cuatro vicepresidencia y numerosos nuevos Ministerios

La diputada de Unidas Podemos Yolanda Díaz será la ministra de Trabajo en el nuevo Gobierno de Pedro Sánchez, han confirmado este jueves fuentes de Moncloa.

PUBLICIDAD

También han confirmado que Pablo Iglesias ocupará en ese Gobierno una Vicepresidencia de Derechos Sociales y Agenda 2030 y que, como ya había trascendido, habrá otros cuatro ministros de Unidas Podemos, uno de ellos el ya mencionado de Trabajo.

El Gobierno de coalición que presidirá Pedro Sánchez tendrá cuatro vicepresidencias, tres de ellas ocupadas por mujeres y la cuarta por el líder de Podemos, Pablo Iglesias.

«En el Gobierno del presidente Sánchez habrá cuatro vicepresidencias, enfocadas a cada una de las transformaciones que necesita la España que nos merecemos», según han avanzado las citadas fuentes.

PUBLICIDAD

Moncloa no ha desvelado quiénes serás las titulares de las otras tres vicepresidencias, aunque el propio Sánchez avanzó recientemente su intención de contar con la actual ministra de Economía y Empresa en funciones, Nadia Calviño, para una de ellas, la económica.

Además de Pablo Iglesias y de Yolanda Díaz, los otros miembros de Unidas Podemos que desempeñarán una cartera son: Irene Montero, ministra de Igualdad; Manuel Castells, de Universidades; y Alberto Garzón, de Consumo.

Es la primera confirmación oficial de la composición y estructura del nuevo Ejecutivo de la que, según la Presidencia del Gobierno, seguirán avanzando más datos en los próximos días. 

¿Quién es Yolanda Díaz?

Nacida en Fene (A Coruña) en 1971, Díaz es abogada y activista feminista.

PUBLICIDAD

Ha vivido la militancia de izquierda casi desde que tiene uso de razón, ya que es hija de sindicalista y sobrina de político. Su padre y su tío son hermanos gemelos, uno de CCOO y otro del BNG.

Militó en el Partido Comunista y accedió a la coordinadora nacional de Esquerda Unida en Galicia en 2005 para crear posteriormente Alternativa Galega de Esquerda, el germen de En Marea.

Antes de recalar en Madrid fue teniente de alcalde en Ferrol, en una breve etapa de cogobierno con el PSOE.

Entró en el Congreso como diputada de En Marea una vez que se conformó la unión de IU y Podemos con las confluencias gallega y catalana, y desde entonces ha ejercido como una de las diputadas más reivindicativas en comisiones como la del Pacto de Toledo.

De hecho, durante los debates para renovar las recomendaciones sobre las pensiones se plantó ante un documento que, aunque revalorizaba las pensiones con el IPC, consideró insuficiente porque no establecía un indicador «claro» que subiera la pensión mínima cada año.

Su oposición férrea a unas recomendaciones contrarias a Podemos -que defiende la jubilación a los 65 años- le llevó a presentar una batería de votos particulares que frustró un acuerdo casi cerrado en el marco del adelanto electoral del 28 de abril.

No obstante, como ministra no tendrá competencias sobre la Seguridad Social, con lo que no dependerá de ella el diseño de una eventual reforma del sistema público de pensiones.

Sus discursos en la tribuna ante los gobiernos de Mariano Rajoy o Pedro Sánchez la consolidaron como una gran oradora, casi siempre sin papeles o con una pequeña anotación que servía de base bien para defender a capa y espada el aumento del salario mínimo, o bien para criticar unos Presupuestos Generales del Estado que consideraba malos para Galicia, por lo que llegó a votar en contra.

Yolanda Díaz ha apostado por derogar las reformas laborales para que los convenios sectoriales prevalezcan sobre los de empresa y para restablecer la ultraactividad y hacer que un convenio no decaiga cuando llegue a su fin.

«Es el momento de ponernos los manguitos y esforzarnos», ha reivindicado, al tiempo que también ha salido a las calles para manifestarse por los derechos de las mujeres y la igualdad laboral.

Casada y con una hija a la que intenta ver casi a diario -ya que la prisa por coger un avión y llegar a casa siempre está presente en ella- es mujer de protesta y ha ocupado la primera línea de manifestaciones junto con trabajadores de Alcoa o Navantia.

Esconde una cara técnica cuando debate sobre sectores como el de la industria electrointensiva, además de que participó activamente en la comisión de investigación del accidente ferroviario del Alvia en Santiago de Compostela.

Antes de entrar de lleno en la política nacional, Díaz creó un despacho de abogados especializado en temas laborales y tiene experiencia en asuntos de derecho urbanístico y ordenación territorial.