La extraña opa de Escotet, que causó pérdidas al Estado por 8.000 millones por Abanca, sobre Liberbank

La extraña opa de Escotet, que causó pérdidas al Estado por 8.000 millones por Abanca, sobre Liberbank

22 febrero, 2019
|
Actualizado: 22 febrero, 2019 16:17
|
PUBLICIDAD

Abanca, nacida de NCG -fusión de Caixa Galicia y Caixanova-, al que Estado rescató con 9.000 millones de euros y que vendió al venezolano Juan Carlos Escotet por sólo 1.000 millones, irrumpe en la fusión de Liberbank y Unicaja en una extraña opa y con intercambio de ‘papelitos’. 

Abanca ofrece 1.700 millones de euros para hacerse con el 100 % de Liberbank mediante un canje de acciones con las fundaciones de Cajastur, Caja Extremadura y Caja Cantabria, y, en teoría, un pago de casi 1.300 millones al resto de accionistas.

El banco de origen gallego controlado por el venezolano Juan Carlos Escotet parece dispuesto a pagar 0,56 euros por título a los accionistas, según ha informado a la CNMV, sin embargo, su propuesta es singular porque se articularía como una opa por fases y llega en pleno proceso de fusión de Liberbank con Unicaja Banco.

Estas dos últimas entidades trasladan que avanzan en su fusión, que parece seguir siendo la prioridad de ambas; no obstante, la irrupción de Abanca ha provocado que Liberbank se dispare en Bolsa más del 17 %, tras estar suspendida de cotización a primera hora de la sesión, y que Unicaja Banco retroceda casi un 4 %.

Abanca es el grupo resultante de la fusión de Caixa Galicia y Caixanova, que recibió más de 9.000 millones de ayudas públicas y supuso pérdidas para el Estado superiores a 8.000 millones, pues Escotet se hizo con él en subasta pública por apenas 1.000 millones. Escotet es un banquero venezolano que se hizo rico con el ‘chavismo’ durante el reinado de Hugo Chávez, pero que ahora tiene serios problemas con Maduro.

Además, sí la venta de Abanca a Escotet le ha causado graves de 8.000 millones de euros al contribuyente español, al banquero venezolano le ha salido gratis gracias al cobro de dividendos, todo un negocio redondo.

Desde entonces, el banco ha sacado pecho de su solvencia y niveles de capitalización, y se ha embarcado en procesos de expansión, como la compra de la red española de la Caixa Geral de Depósitos portuguesa, por la que se interesó también Liberbank.

Ahora Abanca sorprende al mercado al reconocer conversaciones con los principales accionistas de Liberbank -sin identificar con quiénes- para promover una eventual operación corporativa.

Añade que ha compartido ya con «alguno» de los accionistas de Liberbank que estaría dispuesto a ofrecer 0,56 euros por acción, un 40 % más que el cierre bursátil de ayer pero apenas cuatro céntimos más que el precio objetivo del banco, según el consenso del mercado.

Liberbank dice que no sabe nada

Liberbank, por su parte, puntualiza que no ha recibido ninguna oferta concreta y es que, según fuentes financieras, Abanca ni se habría acercado a negociar con las fundaciones de Cajastur, Caja Extremadura y Caja Cantabria, que controlan más del 24 % del banco.

Aunque eso no quita para que Abanca haya contactado con algún otro accionista significativo de Liberbank como el fondo Oceanwood, dueño de un 17 %; el mexicano Ernesto Tinajero, con un 7,4 %, o la familia Masaveu, propietaria de un 5,5 %.

Los planes de Abanca, avanzados por Expansión, pasarían por ofrecer a las fundaciones bancarias de Liberbank formar parte de una hipotética entidad combinada y al resto de accionistas, un pago en metálico de 0,56 euros por acción.

Eso supone ofrecer unos 289 millones de euros a Oceanwood, unos 126 millones a Tinajero y casi 94 millones a los Masaveu, pero también obligaría a Abanca a lanzar una opa si cualquiera de los dos primeros acepta y consigue el visto bueno de las fundaciones, pues pasaría a controlar más del 30 % de Liberbank.

Al resto de los accionistas, en ese supuesto caso, les debería proponer la compra de sus títulos también a 0,56 euros, por lo que Abanca acabaría pagando casi 1.300 millones por la participación de más del 75 % que no controlan las fundaciones bancarias.

La unión de Liberbank y Abanca crearía un grupo con más de 1.300 oficinas y cerca de 8.600 empleados, más pequeño que la fusión que ultima Liberbank con Unicaja Banco, que superaría las 1.800 sucursales y más de 10.000 trabajadores.

.
Noticias Relacionadas:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD