La familia Grífols apuesta ahora por el cava catalán

La familia Grífols apuesta ahora por el cava catalán

13 noviembre, 2017
|
Actualizado: 13 noviembre, 2017 11:25
|

La sociedad Scranton Enterprises BV, domiciliada en Holanda y vehículo de inversión de la familia Grifols, ha entrado en el capital de Juvé & Camps, la tercera empresa del sector del cava en Cataluña, después de Freixenet y Codorníu.

Juvé & Camps fue comprada a finales de octubre por un fondo holandés, que había pagado cerca de 80 millones por la bodega y tiene 200 años de historia. La facturación de esta bodega alcanza los 25 millones al año, y es uno de los referentes del sector con Denominación de Origen (DO) Cava. En 2016 elaboró 2,7 millones de botellas de cava y otras 600.000 de vino con la DO Penedés.

El pasado octubre, según adelanta La Vanguardia, se rubricó el pacto entre presidente de la multinacional de hemoderivados Grifols, Víctor Grífols Roura, y por el presidente de Juvé & Camps, Joan Juvé Santacana. Fuentes de Grifols han aclarado a Efe que la multinacional no ha entrado en el capital de esta empresa de cava, sino que lo ha hecho esta sociedad holandesa, que a su vez controla un 8,67% del capital de Grifols, según consta en los registros de la CNMV.

La semana pasada trascendió que un inversor nacional había comprado una participación de esta bodega a una de las ramas familiares de esta empresa, los Rosal Juvé, aunque se mantuvo en secreto la identidad del comprador y el porcentaje del accionariado que había tomado. Simplemente se supo que la familia propietaria de Juvé & Camps seguiría al frente de su gestión, de forma que Juan Juvé se mantendría como presidente y su hija Meritxell Juvé, representante de la cuarta generación de esta empresa familiar, como consejera delegada

Juvé & Camps es una de las bodegas familiares más emblemáticas del Penedès, cuenta con 271 hectáreas de viñedos y produce los cavas Juvé & Camps y los vinos Espiells. Según La Vanguardia, la entrada de esta sociedad participada por directivos de Grifols dará a Juvé & Camps estabilidad accionarial en el futuro y permitirá mantener el proceso de expansión de esta empresa que factura unos 24 millones de euros.

Juvé & Camps mantiene su sede social en Sant Sadurní d’Anoia, donde cuenta con 450 hectáreas en propiedad, 270 de ellas destinadas a la producción de uvas con certificación ecológica.

Noticias Relacionadas: