La fiscalidad manda: el 88% del capital de Iberdrola cobra el dividendo en acciones

La fiscalidad manda: el 88% del capital de Iberdrola cobra el dividendo en acciones

29 enero, 2018
|
Actualizado: 29 enero, 2018 19:18
|

El 88 % del capital de Iberdrola elige cobrar dividendo a cuenta en acciones. Y es queesta fórmula tiene mejores condiciones fiscales que el cobre en efectivo o la venta de derechos de suscripción preferente.

La fiscalidad puede acabar con la rentabilidad de una inversión en Bolsa. En la última reforma fiscal del ministro Montoro, los dividendos fueron castigados. Por una parte, se eliminó la exención fiscal de los primeros 1.500 euros cobrados y, en segundo lugar, se equiparó la fiscalidad de la venta de derechos de suscripción preferente, el llamado ‘script dividendo’, con el dividendo en efectivo. Sin embargo, el cobro por acciones sigue teniendo ventajas fiscales.

Si se cobra el dividendo como acción, no habrá retención previa de IRPF. Al cobrar en efectivo  o vendiendo los títulos a la empresa, se hace un pago por adelantado del 19% a Hacienda en concepto de retención del IRPF. Si el devengo se cobra en acciones, no se pagará impuestos hasta que no se venda las nuevas acciones.
Por tanto, de las tres opciones que tiene ahora el inversor en Bolsa: no vender los derechos y recibir gratuitamente las acciones; vender los derechos a la empresa a un precio garantizado y recibir el dinero, y vender los derechos en el mercado y recibir el dinero, fiscalmente, la más atractiva es la primera.

El 88% del capital opta por el pago en acciones

Por ese motivo, y no por otro, el 88 % del capital social de Iberdrola ha optado por recibir en nuevas acciones de la empresa la retribución a cuenta de los resultados de 2017, uno de los porcentajes más altos desde que la compañía puso en marcha su programa de dividendo flexible.
Iberdrola ampliará su capital en un 1,913 % para abonar esta retribución a cuenta a los accionistas que han elegido recibirla en nuevos títulos, ha comunicado hoy la empresa a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).
De esta forma, Iberdrola emitirá 120,86 millones de nuevas acciones de 0,75 euros de valor nominal, lo que eleva el importe nominal de la ampliación de capital a 90,6 millones.
Está previsto que los nuevos títulos comiencen a negociarse el próximo 7 de febrero.
En esta nueva edición del dividendo flexible, aprobada en noviembre por el consejo de administración, se ofrecía por primera vez a los accionistas la posibilidad de recibir su remuneración en efectivo, sin necesidad de vender sus derechos de asignación gratuita, ni a la compañía ni al mercado.
El pasado 25 de enero, terminó el periodo de negociación de los derechos de asignación gratuita.
Durante el plazo establecido, los titulares de 699,3 millones de derechos optaron por venderlos a la propia compañía, que los ha adquirido por un importe bruto de 97,9 millones.
Iberdrola ha renunciado a los derechos y, por tanto, a las nuevas acciones que le corresponderían.
Además, los titulares de 58,7 millones de acciones han optado por recibir el dividendo a cuenta en efectivo.
De esta forma, el importe bruto de la retribución a cuenta pagado por la compañía asciende a 8,2 millones, cifra que resulta de multiplicar el dividendo por acción (0,14 euros) por el número de títulos (58,7 millones).
Como consecuencia, estos accionistas han renunciado a 58,7 millones de derechos de asignación gratuita y, por lo tanto, a las 1,28 millones de nuevas acciones que les corresponderían.

 

Noticias Relacionadas: