Programas del domingo
La sangría de depósitos de Banco Popular: 15.900 millones de abril a junio

La sangría de depósitos de Banco Popular: 15.900 millones de abril a junio

21 julio, 2017
|
Actualizado: 21 julio, 2017 12:19
|
PUBLICIDAD

La sangría de depósitos se disparó entre abril y mayo, iniciándose solo un mes y diez días después de la llegada oficial de Emilio Saracho al frente de Banco Popular.

Entre esos dos meses, Banco Popular tenía que hacer frente a un reembolso de 9.300 millones, cantidad a la que hay que añadir otros 6.600 millones en junio. De esta forma, las estimaciones de fuga de depósitos son muy cercanas a las cifras oficiales: 15.900 millones.

Esta fuga de depósitos coincide con las polémicas declaraciones de Emilio Saracho sobre la ampliación de capital. El ex presidente del Popular puso encima de la mesa esta posibilidad sin concretar absolutamente nada: ni fecha ni montante ni objetivo de la misma. Lo que le valió una rebaja de las agencias de calificación en esas fechas.

Ayuntamientos, Comunidades Autónomas, así como empresas públicas retiraron también liquidez de Banco Popular, mientras desde el Gobierno se apuntaba a su solvencia. De hecho, en el argumento esgrimido por el ministro de Economía, Luis de Guindos, se habla en todo momento de que Banco Popular es «solvente» y que atravesaba problemas de liquidez, un serio contratiempo que también propiciaron entes públicos dependientes del mismo Ejecutivo.

Las agencias de rating actuaron tan solo dos semanas antes de la resolución de la entidad financiera. Fitch, por ejemplo, decidió comunicar la bajada de la nota del Popular a «B» el 19 de mayo, Moody’s lo había hecho el 21 de abril, y S&P el 7 de ese mismo mes. Los fondos de inversión tienen requisitos a la hora de tomar decisiones, y una de ellas es la calificación, pero las agencias no rebajan el rating de un día a otro y sin motivo aparente. El 3 de abril, Saracho había reajustado sus cuentas, pero no las reformuló tras encontrar diferencias.

Pero la mayor fuga de depósitos se realizó en junio. Solo en la primera semana salieron 6.600 millones de depósitos, según apuntan fuentes del consejo a El País. Fue entonces cuando se dio a conocer el mensaje de Saracho a la plantilla para tratar de frenar la sangría, sin obtener resultado alguno. En un movimiento a la desesperada se pidió dinero al BCE tras una llamada del equipo de Saracho a Economía y al Banco de España. No había liquidez suficiente para hacer frente al reembolso.

El 7 de junio se agotó la agonía de Banco Popular, y comenzó el calvario para los miles de accionistas y bonistas que perdieron toda su inversión de la noche a la mañana. A cierre de mayo, Banco Popular tenía 57.648 millones en depósitos de la clientela, tan solo 2.311 millones menos que en abril.

Noticias Relacionadas:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD