La guerra abierta entre los fondos de alto riesgo y Cebrián en Prisa

La guerra abierta entre los fondos de alto riesgo y Cebrián en Prisa

16 noviembre, 2017
|
Actualizado: 16 noviembre, 2017 9:03
|
PUBLICIDAD

Los fondos especulativos accionistas de Prisa han criticado duramente la gestión de Juan Luis Cebrián al frente de Prisa. El más representativo, Amber Capital, con Joseph Oughourlian como representante en la Junta de Accionistas tiene el 19% y exigió tanto la destitución de Cebrián como el rechazo a la ampliación de capital.

Estos fondos se caracterizan por exigir el retorno de la inversión en un activo de alto de riesgo, como deben considerar Prisa. Asimismo, se ha mostrado contrario a que Juan Luis Cebrián sea presidente de una futura fundación y también del diario El País.

En la junta de accionistas, el fondo Amber Capital tildo el «exceso de personalismo» como el «cáncer de esta compañía», al tiempo que calificó de «gestión pésima» la labor desempeñada por Cebrián durante casi 30 años. Y es que Prisa se ha visto ahogada por la deuda y los pagos de intereses asociados. Asimismo, afirmó: «Darle a este señor la fundación, darle la presidencia de El País… ¿Por qué?», se preguntó Oughourlian.

Cebrián respondió: «La intrusión en el capital y en la deuda de fondos especulativos que a veces poner sus intereses por encima del interés social y no dudan en arriesgar la supervivencia de las empresas en las que intervienen con tal de asegurarse para ellos un retorno sustancial en su inversión». No obstante, no tuvo reparos a la hora de dejar que Amber Capital obtuviera casi una quinta parte del accionariado. Según Cebrián, Amber Capital es «un fondo buitre». Asimismo, Cebrián se llevará la millonaria cifra de 10 millones de euros tras hundir Prisa, que debe acometer ahora una ampliación de capital para poder pagar la deuda.

Cebrián exige inversores con visión a medio y largo plazo y no «inversores especulativos»

Otra de las protestas generadas durante esa junta de accionistas fue el cese de cinco consejeros externos, que no estaba en el orden del día. El 56% de los votos aprobó que José Luis Leal Maldonado, Alain Minc, Elena Pisonero, Alfonso Ruiz de Assin y Gregorio Marañón salieran de la compañía. Leal, Marañón y Minc exigieron explicaciones por este cese.

Ahora Cebrián, en un comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores, pide la entrada de «inversores y accionistas con visión de medio y largo plazo, deseosos de contribuir a dar estabilidad a un proyecto como el nuestro, amenazado desde hace ya años por la intrusión en el capital y en la deuda de fondos especulativos que a veces poner sus intereses por encima del interés social y no dudan en arriesgar la supervivencia de las empresas en las que intervienen con tal de asegurarse para ellos un retorno sustancial en su inversión.

«El altísimo endeudamiento y los escasos fondos propios», principales problemas de Prisa

Según Cebrián,  Prisa atraviesa «el umbral de un proceso que debe conducirnos al final de un ciclo en la vida de la empresa caracterizado por las dificultades económicas y las incertidumbres emanadas de la revolución tecnológica». Se cierra así «un periodo ciertamente difícil en el que la lucha por la supervivencia del Grupo, y por garantizar su futuro, ha reclamado grandes esfuerzos y sacrificios por parte de accionistas, profesionales y empleados», ha asegurado.

El ex presidente de Prisa, que ha sido sustituido por Manuel Polanco, afirma que Prisa se ha financiado «casi exclusivamente gracias a la generación de caja de sus negocios y a un fuerte endeudamiento bancario«. «La crisis financiera internacional y la quiebra de los modelos tradicionales de negocio en nuestro sector, como consecuencia de la evolución
digital, nos sorprendieron en un contexto de enorme fragilidad, con escasos fondos propios y altísimo endeudamiento», ha indicado.

En su carta de despedida al frente del grupo Prisa, Cebrián afirma que siguió la «sugerencia» de varios miembros del consejo para aguantar un año más y no irse sin ver la luz al final del túnel del grupo.

Tilda de «basurero» las redes sociales y «determinados confidenciales»

«Asimismo, al margen las distorsiones y efluvios que emergen desde los basureros de opinión en que se han convertido las redes sociales y determinados confidenciales, dedicados muchos de ellos a la extorsión y a la desinformación, incluso bajo la influencia de potencias extranjeras como ahora es sabido, el éxito y la importancia a la hora de conformar la opinión pública por parte de los medios llamados medios tradicionales, depende de su credibilidad e independencia», afirma en su despedida.

Al tiempo que pide ahora «libertad de información» que las constituciones liberales establecen es un derecho cuya titularidad corresponde a los ciudadanos, no a los dueños de los medios ni a los periodistas, que se limitan a administrar una propiedad ajena, pero no la pueden usurpar.

«Me voy, me voy, me voy, pero me quedo»

«Sería una ingenuidad ignorar que en algunas de las especulaciones, maledicencias y hasta calumnias que se han difundido en torno a nuestra empresa y a este mismo acto que estamos celebrando, late una larvada lucha por el control no solo ya de la compañía sino de sus medios más significativos entre los que descuella El País, precisamente el núcleo original del nacimiento y desarrollo de Prisa», ha considerado.

Por último destaca: «Y me voy, me voy, me voy, pero me quedo, pero me voy, parafraseando al poeta: pues como he dicho mi relevo al frente de Prisa y mis planes al respecto supone mi permanencia en la presidencia de El País y en la de la nueva Fundación que he anunciado y el Consejo editorial del Grupo incardinado en la misma».

Noticias Relacionadas:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD