PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

La liberalización del transporte ferroviario de viajeros en España corre peligro de caer en manos de empresas Estado

Las empresas interesadas en competir con Renfe en el transporte ferroviario de viajeros en España, tras su liberalización en diciembre de 2020, tienen de plazo hasta el próximo jueves, 31 de octubre, para presentar sus propuestas a Adif. Entre ellas están las empresas públicas de Alemania, Deutsche Bahn, de Francia, SNFC, y de Italia, RFI, Rete Ferroviaria Italiana.

PUBLICIDAD

Estas tres empresas públicas, que controlan el sistema ferroviario en sus respectivos países, competirán por cualquier línea de la red ferroviaria española, incluida la de alta velocidad (AVE), no ya solo con la pública española Renfe, sino con los grupos españoles privados que se han interesado por este negocio. Entre ellos están, Talgo, a través de su filial Motion Rail, presidida por la ex ministra de Economía y vicepresidenta del gobierno socialista Elena Salgado, e Ilsa, de los propietarios de Air Nostrum, que acaban de perder a su socio Acciona, que ha decidido desistir en su intención de competir con Renfe.

Otras empresas españolas que han mostrado su interés por la liberalización del transporte ferroviario de viajeros son Alsa, Globalia, Avanza, Continental Rail (ACS), o FlixBus, que finalmente no pujará al menos en esta primera fase del proceso, aunque no descarta hacerlo más adelante, entre otras.

Pero la competencia es desigual. Las tres empresas públicas que se presentarán al concurso, Deutsche Bahn, con su filial Arriva, la francesa SNFC, y la Italiana RFI, al ser empresas públicas, lo mismo que la española Renfe, cuentan con un músculo financiero mayor e ilimitado de sus Estados para hacerse con las adjudicaciones, así como de una gran infraestructura ferroviaria, incluidos los trenes necesarios para ampliar la oferta, especialmente en los carísimos AVE.

PUBLICIDAD

Esa fortaleza económica que les da el rango de empresas Estado y su gran infraestructura las hace especialmente favoritas a controlar la liberalización del AVE donde se premia a los grandes grupos frente a otras consideraciones de servicio.

Así, según las condiciones de la licitación, los candidatos podrán solicitar capacidad para cualquier línea de la red ferroviaria, aunque, para acceder a las principales líneas de alta velocidad (Madrid-Barcelona-Frontera francesa, Madrid-Levante y Madrid-Toledo-Sevilla-Málaga), se ha priorizado la fórmula de la oferta de capacidad marco.

Los acuerdos marco se presentan con una estructura de referencia de tres opciones (paquetes A, B y C), en función del número de surcos o circulaciones por día, y, en caso de no poder acomodar todas las solicitudes de capacidad que se reciban, se priorizará la asignación de la misma según el uso que se proponga de ella en un período de duración de hasta diez años.

El plazo del 31 de octubre únicamente es de aplicación para las solicitudes de capacidad marco de los paquetes A, B y C que se ofertan en la Declaración sobre la Red de Adif-Alta Velocidad, mientras que, para el resto de líneas, los candidatos pueden hacerlo cuando lo consideren oportuno.

PUBLICIDAD

Para el eje 1 (Madrid-Barcelona-Frontera francesa), se ofertan 53 tráficos diarios, frente a los 27 de media actuales, un 50 % más; para el 2 (Madrid-Levante -Valencia y Alicante-), 53 circulaciones, frente a las 37 actuales, un 40 % más, y para el 3 (Madrid-Málaga), 61, un 75 % más (35 diarias de media).

En total, se ofrece una capacidad un 65 % más alta de la que se está utilizando actualmente en los tres corredores AVE citados, con 165 circulaciones por sentido y día, frente a las 99 actuales, lo que requerirá que las empresas que ganen el concurso dispongan de un gran número de trenes AVE, lo que limita la participación a las empresas públicas desde la alemana Deutsche Bahn, con su filial Arriva, a la francesa SNFC, y la Italiana RFI hasta completar la lista con la española Renfe..

La estructura en tres paquetes abre la puerta a que puedan operar, al menos, tres empresas ferroviarias, eso sí, solo podrán hacerlo las más fuertes y con mayor capacidad, independientemente de donde procedan sus recursos financieros.

Renfe, la empresa estado española, ha acordado solicitar a Adif un acuerdo de máximos para optar a la totalidad del paquete A, lo que implicará un incremento de su oferta total de cerca del 20 %, hasta 104 surcos a partir del 14 de diciembre de 2020.

La distribución fijada para el paquete “A” establece que Madrid-Barcelona y Madrid-Levante dispondrán de 32 surcos en cada eje, mientras que el Madrid-Andalucía contará con 40.

Con esta oferta, con la que Renfe espera mantener su liderazgo como “empresa de referencia” en el transporte ferroviario en España, la opción de sus competidores se podría reducir a la puja por otros dos lotes (B y C).

Adif comunicará la pre-adjudicación de la capacidad marco antes del 15 de diciembre, en tanto que la fecha límite para concluir la coordinación de todos los acuerdos marco está previsto que sea antes del 15 de marzo de 2020.