PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Quim Torra, el presidente, que ya no es diputado por la inhabilitación de la JEC.

La patronal catalana alza su voz contra la subida del IRPF de la Generalitat de Torra

La patronal Foment pide no aplicar la subida del IRPF acordada entre el Gobierno de Cataluña, presidido por el separatista e inhabilitado Quim Torra, y los ‘comunes’ a las rentas superiores a 90.000 euros anuales, porque esta nueva escala autonómica del impuesto «provoca un aumento de la carga impositiva sobre la clase media».

PUBLICIDAD

Foment hace esta consideración en un voto particular al dictamen elaborado por el Consejo de Trabajo, Económico y Social de Cataluña (CTESC) en relación al anteproyecto de ley de medidas fiscales y financieras para 2020, es decir a la llamada ley de acompañamiento de los presupuestos de este año.

La patronal que preside Josep Sánchez Llibre se refiere así al debate acerca de la subida del IRPF a las rentas altas, y pide la «supresión» del artículo 64 de la ley de acompañamiento, el que introduce la nueva escala autonómica de este impuesto «desde el 1 de enero de 2020».

La reforma pactada entre el Gobierno catalán y los comunes consiste en que el cuarto tramo autonómico del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), el que iba de los 53.000 euros a los 120.000, se parte en dos, de forma que quienes ganen hasta 90.000 euros seguirán pagando un 21,5 %, pero a partir de ese umbral y hasta los 120.000 euros, tributarán dos puntos porcentuales más, del 21,5 % al 23,5 %.

PUBLICIDAD

En cuanto a las rentas desde los 120.000 euros a los 175.000 euros, su carga fiscal aumentará un punto porcentual más, del 23,5 al 24,5 %, mientras que el tipo marginal máximo, el del 25,5 %, que pagan quienes ingresan más de 175.000 euros al año, se mantendrá en el 25,5 %.

Por su parte, la patronal Pimec ha formulado también un voto particular sobre el incremento del tramo autonómico del IRPF para las rentas a partir de 90.000 euros en el que alerta de que esta medida «estimula la creación artificiosa de sociedades», lo que podría ser «contraproducente» para el objetivo último de aumentar la recaudación.