La quiebra de Thomas Cook, un duro golpe para 5 autonomías en un contexto de desaceleración económica

La quiebra de Thomas Cook, un duro golpe para 5 autonomías en un contexto de desaceleración económica

23 septiembre, 2019
|
Actualizado: 23 septiembre, 2019 23:25
|
PUBLICIDAD

La suspensión de pagos anunciada del turoperador británico Thomas Cook, uno de los mayores a nivel global, ha dejado en tierra a 600.000 viajeros en todo el mundo y supone un duro golpe para dos de sus principales destinos en España: Baleares y Canarias, al igual que en otras comunidades autónomas como Andalucía, Cataluña y Valencia.

La ministra de Industria, Comercio y Turismo en funciones, Reyes Maroto, se reunirá mañana con los representantes de esas cinco autonomías y con representantes de las principales patronales del sector turístico y hotelero español para abordar el comunidades autónomas más afectadas por la quiebra de la firma británica.

En la madrugada del lunes, Thomas Cook anunció su quiebra y la Autoridad de Aviación Civil (CAA) británica informó de que «todas las reservas del Grupo Thomas Cook, que incluyen los vuelos y las vacaciones, han sido canceladas». El grupo, que ha puesto fin así a sus 178 años de historia en el sector, operaba en 16 países con una flota de 105 aviones y 200 hoteles y complejos hoteleros con su marca.

El turoperador británico cuenta con 63 establecimientos hoteleros en España, la mayoría de ellos en franquicia y ubicados principalmente en Baleares (Ibiza y Mallorca) y Canarias (Gran Canaria), ha informado a Efe este lunes un portavoz de la compañía quebrada en España. A ellos, se suman tres establecimientos de la cadena alemana Aldiana, de la que Thomas Cook controlaba más del 40 %, situados en la provincia de Cádiz (2) y en la isla canaria de Fuerteventura (1).

Por su parte, el ministro de Fomento en funciones, José Luis Ábalos, dijo hoy en Toronto (Canadá) que el plan de contingencia puesto en marcha por el Gobierno español ante esta crisis «está funcionando absolutamente con normalidad».

«Más allá de esta contingencia, que como digo está prevista y está funcionando racionalmente, tenemos la segunda parte que es la afectación de este turoperador, que no sólo tiene transporte aéreo sino que también maneja paquetes turísticos», explicó.

Añadió también que «lo que hemos hecho a través de la Agencia de Seguridad Aérea y aeropuertos es resolver el problema inmediato de movilidad de estos pasajeros. Pero hay que encarar también la cuestión de la afectación del sector turístico que está liderando el Ministerio de Industria».

Aunque se desconoce todavía el número de españoles afectados, los empresarios y los gobiernos autónomos de Baleares y Canarias, por ejemplo, han mostrado su preocupación por el colapso del turoperador, que dejará pérdidas millonarias en ambos destinos.

Para la presidenta de la Federación Empresarial Hotelera de Mallorca (FEHM), María Frontera, esta crisis tendrá un impacto «de una magnitud sin precedentes» para el sector turístico de Baleares, ya que Thomas Cook intermediaba en torno al millón de clientes cada año.

Los hoteleros de Ibiza, por su parte, prevén “importantes pérdidas”, ha explicado a Efe el gerente de la Federación Hotelera de Ibiza y Formentera (Fehif), Manuel Sendino, que indicó que la británica ha dejado sin pagar los meses de agosto y septiembre de las reservas de esta temporada y que contaban con una programación de 61.000 turistas para este verano.

En Canarias, el presidente del gobierno regional, Ángel Víctor Torres, consideró que esta situación conllevaría «cancelaciones y pérdidas económicas» para el sector, aunque no las llegaba a cuantificar.

La patronal turística y el Grupo Popular del Cabildo de Fuerteventura estiman que ese cese hará que la isla pierda nueve vuelos semanales directos con el Reino Unido y 480.000 visitantes británicos al año, mientras que el presidente del Cabildo de Gran Canaria, Antonio Morales, ha estimado que este invierno perderán 13.000 turistas, el 7 % del total previsto para la temporada alta en el archipiélago, que comienza en octubre.

El impacto se hará sentir también sobre el empleo, y así UGT Canarias ha alertado de que ese cierre afecta a la estabilidad laboral de más del 10 % de los trabajadores del sector de la hostelería en Canarias, que emplea a unas 135.000 personas en las Islas.

Para el analista de IG Markets Sergio Dávila, las aerolíneas de bajo coste EasyJet, Ryanair y Norwegian son las que más pueden beneficiarse de la caída de Thomas Cook, así como el turoperador TUI, mientras que las empresas españolas Meliá Hoteles y NH Hoteles pueden verse perjudicadas por la cancelación de parte de sus acuerdos con la firma británica. Igual le puede ocurrir a Amadeus.

«Es una mala noticia para el turismo español», ha opinado en declaraciones a Efe Dávila, y explicó que a partir de ahora las «cancelaciones de vacaciones ya predefinidas afectará a las cuentas de empresas españolas de turoperadoras. Y que no vengan turistas a España, afecta también a la hostelería que mueve al sector servicios y la economía» española.

Sólo en los primeros nueve meses del año, las tres aerolíneas de la empresa Thomas Cook (Condor, TC Airlines y TC Scandinav) transportaron hacia y desde los aeropuertos españoles (salidas y llegadas) a 4.788.370 pasajeros, según datos de Aena.

Fuera de España, las autoridades del Reino Unido han cifrado en más de 150.000 los turistas británicos afectados y su Gobierno ha empezado desde este lunes a repatriarlos desde diferentes lugares del mundo, entre ellos en once destinos españoles. Se dispondrá de 40 aviones -traídos de 53 aeropuertos en 18 países- que operarán alrededor de un millar de vuelos durante los próximos 15 días, hasta el 6 de octubre, con un coste aproximado de 113 millones de euros.

En Grecia, otro de los destinos turísticos donde operaba Thomas Cook son cerca de 50.000 clientes los que se han quedado varados, mientras que los gobiernos belga y holandés confirmaban que sus nacionales afectados superan los 20.000. En Portugal, son Madeira y la región del Algarve, con alrededor de 500 turistas afectados, los destinos que más sentirán el impacto de la quiebra.

Igualmente se han visto afectados hoteleros de Italia, que han pedido al Gobierno que interceda para resolver la situación, así como de Marruecos, que ha puesto en marcha una «célula de crisis» para los viajeros varados, Egipto, donde se estima que 25.000 reservas hechas hasta abril de 2020 han sido canceladas o en Cuba, en donde más de 2.000 turistas esperan a ser repatriados.

.
Noticias Relacionadas:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD