PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Emilio Saracho y Ángel Ron, los dos últimos presidentes del Banco Popular antes de su resolución por la JUR y venta al Santander. / EFE

Las 103 acusaciones del Banco Popular tendrán 5 días para agruparse en 10

El titular del juzgado central de instrucción n 4, José Luis Calama, que investiga la resolución del Banco Popular y su venta a Santander por un euro, ha dado hoy cinco días a las 103 acusaciones para que presenten sus alegaciones y poder así agruparlas en un máximo de diez.

PUBLICIDAD

Con ello, el magistrado pretende no dilatar más el procedimiento del Banco Popular en el que participa un alto número de presuntos perjudicados; «resulta evidente que la instrucción de la presente causa, con tal número de representaciones, está abocada a ser ingobernable», por lo que agrupar las representaciones y defensas evitará que se lesionen derechos y la tutela judicial».

Transcurridos esos cincos días, a contar a partir de hoy, el magistrado dictará la resolución que corresponda y tomará las medidas oportunas para racionalizar la causa del Banco Popular.

En junio de 2017, la Junta Única de Resolución (JUR) decidió liquidar el Banco Popular convirtiendo en cero el valor de las acciones, operación ejecutada por el FROB a instancias del Banco Central Europeo (BCE), y posteriormente, el Santander se hizo con la entidad por un euro.

PUBLICIDAD

En octubre de ese año, el entonces titular del juzgado Central de Instrucción número 4, Fernando Andreu, admitió a trámite diversas querellas contra los expresidentes del Banco Popular Ángel Ron y Emilio Saracho, sus respectivos consejos de administración, PwC y su socio auditor, por presuntos delitos de falsedad societaria, administración desleal y apropiación indebida, entre otros.

El magistrado acordó entonces la apertura de dos piezas separadas, la primera de ellas por la ampliación de capital de 2016 del Banco Popular, y la segunda por una posible manipulación del mercado tras la publicación de noticias con datos e información presuntamente falsos para hacer caer el valor de las acciones y obtener beneficios.