La nota de la deuda de España, bajo presión por la mayoría separatista en Cataluña

La nota de la deuda de España, bajo presión por la mayoría separatista en Cataluña

22 diciembre, 2017
|
Actualizado: 22 diciembre, 2017 11:50
|

El independentismo, previsiblemente, gobernará Cataluña, como lo lleva haciendo desde 2010. La suma de ERC, JxCat y la CUP alcanza los 70 escaños y las agencias de rating ya advirtieron sobre este escenario.

Las agencias de calificación perfilan ya sus informes tras advertir en numerosas ocasiones sobre una mayoría independentista, confirmada este jueves en las urnas, con un histórico resultado de Ciudadanos, y un batacazo sin precedentes en el PP. El PSC se ha mantenido casi estable, sumando tan sólo un escaño más tras incorporar a viejas glorias de Unió, como Duran Lleida y Espadaler.

Esta mayoría separatista ya cotiza en Bolsa, con fuertes caídas en Banco Sabadell y CaixaBank. Ni una sola entidad financiera escapa a los números rojos en la jornada de resaca electoral. La vuelta de la incertidumbre, que parecía haberse disipado tras la aplicación del 155 de la Constitución y la salida de 3.120 empresas antes de los comicios, hace presagiar malos augurios para la economía catalana y por tanto para España.

La principal preocupación es ahora qué harán las agencias de rating, toda vez que el panorama político está claramente dividido en dos bloques. Los llamados constitucionalistas logran 65 escaños, pero no superan a los 70 que obtienen los separatistas.

Ante este escenario, la agencia Moody’s ya advertía sobre una posible bajada de la nota. Asimismo, hacía hincapié en los dos bancos catalanes más importanes, CaixaBank y Sabadell. Cataluña “continúa siendo un riesgo” para ambas entidades por “la tensión política en curso”, con elecciones el próximo 21-D, pese a mudarse a Valencia y Alicante, respectivamente.

En caso de prolongarse la incertidumbre, los inversores continuarán frenando su entrada de dinero en la Comunidad Autónoma, al tiempo que ahuyentará a los que ya estén presentes. El mercado ya está recogiendo en parte este posible nuevo escenario, con ventas en Colonial y Merlin Properties. El principal riesgo es que esta incertidumbre se enquiste en Cataluña, que ya se sitúa por debajo de Madrid en cuanto al PIB.

Moody’s, en otro informe, ya avisó de los riesgos en caso de independencia. «Los hogares y las pymes catalanas tendrían dificultades para hacer frente al pago de sus préstamos». «Cataluña perdería el extraordinario apoyo que recibe del gobierno central español si llegara a ser independiente, y cualquier cambio en el riesgo soberano afectaría negativamente la calidad crediticia de las transacciones financieras estructuradas», afirmaba.

De esta forma, en caso de que los independentistas no cedan en sus pretensiones de ruptura, España se enfrenta al fin de la recuperación, peligrando así la nota de la deuda tras tres años creciendo por encima del 3%. En caso de que en la calificación de las agencias pese más Cataluña, la posibilidad de conseguir la calificación A queda muy lejana, al tiempo que se abre la puerta de nuevo a los infiernos, es decir, que cada vez cueste más colocar los bonos, pese a los mínimos históricos en el precio del euro. Un coste que se trasladará a empresas y por tanto a inversiones y empleo.

Hasta ahora, ninguna agencia ha puesto en revisión a España para mejorar la nota, un movimiento que haría incrementar la inversión extranjera. En caso de que la tensión política se recrudezca, España podría encaminarse a nuevas bajadas de notas, pese al importante crecimiento.

.
Noticias Relacionadas: