Las aseguradoras perderán 168.000 millones en 2018

Las aseguradoras perderán 168.000 millones en 2018

02 enero, 2018
|
Actualizado: 02 enero, 2018 8:28
|

Mapfre, AXA, Allianz y Aegon, entre las numerosas empresas aseguradoras, afrontarán unas pérdidas de hasta 168.000 millones de euros en 2018 por las catástrofes naturales, como terremotos, huracanes e incendios.
Así lo ha estimado la consultora estadounidense Willis Towers Watson (WTW), cuyas previsiones arrojan unas pérdidas potenciales en el sector de entre 50.000 y 200.000 millones de dólares en todo el mundo. No obstante, ha indicado que la cifra podría ser la mitad, tal y como establece el consenso de analistas, es decir, 84.000 millones de euros, unos 100.000 millones de dólares.
El volumen de pérdidas que ofrece el análisis refleja tanto las pérdidas derivadas de los desastres ocurridos en 2017, como los que puedan suceder en los meses venideros y que aparecerán en la cuenta de resultados del próximo año.
El documento explica que este volumen de pérdidas supondrá «irremediablemente» un aumento de las tasas y precios de los servicios que ofrecen las compañías aseguradoras, especialmente en los seguros de daños.

Se esperan subidas en las primas por catástrofes naturales

No obstante, señala que el impacto final de las pérdidas por grandes catástrofes en la cuenta de resultados de las aseguradoras «no será tan grave«, ya que la industria de los seguros ha estado registrando superávits récords en sus resultados durante varios años, que han superado los 588.000 millones de euros.
El informe advierte de que, en los casos en que las aseguradoras registren pérdidas en su cuenta de resultados, éstas podrían compensarlas elevando las tarifas en primas no relacionadas con los seguros de daños.
En este sentido, los expertos han observado que «la rentabilidad del seguro de daños ha enmascarado el deterioro de la pérdida de rendimiento en otros segmentos del negocio».
Aunque no se puede cuantificar el efecto que las grandes catástrofes podrían causar en las aseguradoras españolas, no hay que olvidar la importante presencia que algunas de ellas, como Mapfre, mantienen en países donde el riesgo sísmico o de sufrir grandes tormentas y huracanes es muy importante.
Mapfre mantiene una fuerte presencia en países latinoamericanos como Chile o Brasil, donde son frecuentes los terremotos y las fuertes tormentas; también en México, que además de los terremotos como el ocurrido el pasado septiembre, es un territorio expuesto a sufrir huracanes en su costa atlántica.
Los huracanes también suponen un riesgo importante para los intereses de las aseguradoras en el Caribe y en Estados Unidos, donde además las fuertes tormentas invernales en el norte del país pueden ocasionar importantes pérdidas a las compañías. Del estudio se desprende que el comportamiento de los inversores respecto a este tipo de eventos catastróficos parece estar cambiando de patrón.
Hasta ahora replegaban sus posiciones bursátiles en el sector ante la llegada de una gran tormenta o tras suceder un seísmo, aunque la cotización de las acciones se recuperaba rápidamente.
Sin embargo, la magnitud de los acontecimientos de 2017, como el paso del huracán Irma por el Caribe y Florida, durante el cual se temió que impactara en las zonas más pobladas, podría modificar ese comportamiento. Pese a que las consecuencias fueron menores de lo esperado, la apreciación de la magnitud de pérdida potencial «podría, con el tiempo, influir en la percepción de la industria», concluye el informe de WTW.

Noticias Relacionadas: