PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Un boeing 730 de Ryanair.

Las bases de Ryanair en España, en peligro por los retrasos en los Boeing 737-MAX

La aerolínea irlandesa Ryanair podría cerrar más bases en España si continúan los retrasos en las entregas de los Boeing 737-MAX, que es el argumento que ha esgrimido la compañía para clausurar el pasado 8 de enero las bases en Tenerife, Lanzarote y Gran Canaria.

PUBLICIDAD

El director de Recursos Humanos de Ryanair, Darrell Hughes, ha confirmado este martes en una conferencia de prensa celebrada en Madrid que si no les llegan los 10 aparatos B737-MAX en este año 2020, entre marzo y abril, «sería un drama y los cierres de bases estarían encima de la mesa, en España y en Europa como una decisión comercial».

«Si las entregas del B-MAX se reducen a cero, pueden surgir nuevos cierres de bases en España, en otros países europeos y nuevos cambios en la programación», ha declarado el director de Marketing de Ryanair, Kenny Jacobs.

En el caso de que Ryanair reciba a tiempo los nuevos B-MAX, la compañía no tiene pensado reabrir las bases insulares canarias en España.

PUBLICIDAD

La aerolínea de bajo coste irlandesa tiene abiertas en estos momentos en España 9 bases (Madrid, Barcelona, Girona, Palma, Sevilla, Málaga, Santiago, Alicante y Valencia), además de Ibiza solo en verano, y opera en 16 aeropuertos, para un total de operaciones en 26 aeropuertos españoles.

Ryanair emplea en sus bases a más de 3.000 personas y de las 82 bases activas en Europa siete han sido cerradas recientemente por el mismo problema del retraso en las entregas del B-MAX, según los datos aportados por la empresa.

Las siete bases clausuradas han sido las tres insulares en España, más las de Nuremberg, Hamburgo, Estocolmo y Belfast durante 2019.

Jacobs ha subrayado que cuando se solucione la demora en las entregas del citado aparato de Boeing «la tendencia de la compañía es la de seguir creciendo».

PUBLICIDAD

Ryanair, ha explicado Jacobs, tiene activos 210 pedidos del Boeing 737-MAX, de los que 135 han sido confirmados y otros 75 están en situación de «opciones».

Las 10 entregas previstas de este aparato para 2020 «se pueden retrasar», ha matizado Jacobs.

En cuanto al despido colectivo en las bases canarias, el directivo de Ryanair no ha podido confirmar la cifra exacta de afectados y ha dado una aproximación: poco más de 200 empleados entre pilotos y tripulantes de cabina de pasajeros.

Todos ellos, según Ryanair, han recibido ya sus respectivos finiquitos e indemnizaciones «según lo previsto en la legislación española».

En cuanto a la base de la aerolínea en Girona, también amenazada por un cierre, el director de Recursos Humanos de la aerolínea ha señalado que han podido «salvar» esta base «pues la mayoría de los trabajadores han aceptado los contratos estacionales (temporales) manteniendo salarios y antigüedad».

«Lo más fácil hubiera sido cerrar Girona», ha dicho Hughes, quien ha precisado que esta base se ha convertido en estacional «pero no como una estrategia» para otras bases.

Sobre las recolocaciones en las tres bases de Canarias, los empleados acogidos a esta medida, cerca de un centenar según la compañía, han sido reubicados en diferentes bases europeas según preferencias, con la antigüedad intacta, en tanto que otro centenar han sido «salvados» en Girona con otro tipo de contrato.

El directivo de Ryanair ha asegurado que la compañía «está dispuesta a negociar» con los sindicatos los convenios colectivos y ha añadido que España es el único país en donde carecen de este tipo de acuerdos con los trabajadores.