Las críticas al impuesto a la banca del PSOE arrecian entre las entidades financieras

Las críticas al impuesto a la banca del PSOE arrecian entre las entidades financieras

26 julio, 2018
|
Actualizado: 26 julio, 2018 17:08
|

Banco Santander ha sido el primero en rechazarlo y ha asegurado que hará movimientos fiscales, como la deducción de sus 4.000 millones de euros en DTAs en el impuesto de Sociedades. Bankia ha alertado sobre las consecuencias, y Bankinter no cree que el PSOE se atreva a hacerlo. Las sedes en España corren peligro.

La banca ya había mostrado sus críticas a este impuesto, vendido por el Gobierno de Sánchez como el cobro por el rescate financiero y para sufragar el déficit de las pensiones. Lo hizo el pasado mes de junio con un comunicado conjunto entre la CECA y la AEB. Ahora, con la presentación de resultados las críticas se han endurecido.

Banco Santander ha mostrado su rechazo a los nuevos impuestos que prepara el Gobierno de Pedro Sánchez. En caso de entrar en vigor, la entidad financiera se replanteará su estructura legal fiscal en España y lo primero que hará será deducirse del impuesto los activos diferidos, conocidos como DTA, reduciendo así su factura fiscal. De los 50.000 millones que tiene la banca en DTA, Banco Santander ostenta 4.000 millones. Hasta ahora no se ha realizado esta deducción, pero en caso de hacerla rebajará a la mínima expresión el pago por el impuesto, por lo que Sánchez tendría el efecto contrario al deseado.

Asimismo, el consejero delegado de Banco Santander, José Antonio Álvarez, ha advertido al Ejecutivo de los peligros de la doble imposición, más cuando el PSOE planea la obligación de tributar dos veces por el mismo motivo, todo con el objetivo de incrementar los ingresos fiscales de las empresas hasta el 15% efectivo, tomando en consideración todo el beneficio obtenido por las empresas, tanto dentro como fuera de España, donde el negocio exterior ya paga los impuestos en los países de origen. Banco Santander ha asegurado que la probabilidad más alta es mantener la sede en España, pero no se descartaría salir en caso necesario.

Bankinter no sopesa llevarse la sede fuera de España

La consejera delegada de Bankinter, María Dolores Dancausa, ha tildado de «injusto» el impuesto a la banca que prepara el Ejecutivo y ha asegurado que es «tan injusto» que no cree «que el Gobierno sea capaz de hacerlo». «Los desafíos de la banca ya son suficientes como para que nos pongan más piedras en el camino», ha dicho Dancausa, que ha defendido que el sector financiero «no aguanta todo».  En este sentido, ha afirmado que aplicar el nuevo impuesto al sector financiero «es erróneo», y que lo que tiene que poner en marcha el Gobierno socialista son medidas encaminadas al crecimiento de empresas y ciudadanos. «Yo soy una entusiasta de que el Estado recaude más, pero mediante la vía de generación de riqueza«, ya que elevar impuestos o crear nuevos «tiene las patas muy cortas», además de que genera desigualdad y ahuyenta a los inversores, ha advertido.

El argumento de que la banca tiene que pagar más impuestos por el dinero recibido en el rescate «es una simplificación errónea», ha añadido Dancausa, que ha recordado que Bankinter nunca recibió ayudas públicas, y sin embargo ha contribuido al rescate del sector. Preguntada por si en el caso de que finalmente el Gobierno apruebe un nuevo impuesto a la banca, Bankinter podría cambiar su estructura o su sede como han anunciado otros bancos, Dancausa ha dicho que el grupo tiene menos margen de maniobra que otras grandes entidades, y que no tiene pensado cambios. En este sentido, ha desvelado que ella misma trasladó al propio presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que esta propuesta no era buena.

«Se me ocurren otros sectores con mejores resultados» a los que imponer impuestos, ha manifestado la consejera delegada de Bankinter, que ha pedido al Ejecutivo que apruebe medidas encaminadas al crecimiento económico y la reducción del paro.

Bankia alerta de las consecuencias de este impuesto: se pone en peligro la solvencia y eficiencia

Bankia ha alertado de las consecuencias que tendría el impuesto a la banca que ha anunciado el Gobierno de Pedro Sánchez. Asimismo, ha asegurado que parte de la caída en Bolsa se debe a la incertidumbre por este nuevo gravamen, que afectaría a su solvencia y rentabilidad en un entorno de tipos en mínimos históricos.

Bankia ha rechazado así el impuesto que prepara el PSOE como venganza al rescate bancario, pese a que se realizó sobre las cajas de ahorro y que evitó que los depositantes perdieran sus ahorros.

Según ha explicado el consejero delegado de Bankia, José Sevilla, en rueda de prensa, justificar un impuesto “basándose en que la banca gana mucho es sencillo”, pero ha insistido en que el “gran reto” es que el sector tiene que ser rentable. Sevilla se ha pronunciado así en la presentación de resultados semestrales, donde Bankia ha obtenido 515 millones de euros de beneficio, un 0,1% menos.

Actualmente los bancos tienen que tener una rentabilidad superior al 9% o 10% únicamente para cubrir el coste de capital, lo que pocas entidades españolas logran en este momento, y si el sector no es rentable, ha advertido, se acaba poniendo en peligro la solvencia.

Por eso ha pedido al Gobierno que tome cualquier decisión al respecto “con visión global” y, a renglón seguido, ha recordado que Bankia advierte del impacto de un impuesto a la banca pensando “en lo mejor para los accionistas” y entre ellos el propio Estado con una participación superior al 60%.

Además, la carga fiscal que tenga Bankia es “importante” y afecta al precio de la acción, ha añadido, antes de considerar que parte del mal comportamiento de la banca en Bolsa en las últimas semanas se debe a la incertidumbre acerca de los planes del Gobierno y cómo van a afectar a los beneficios del sector.

.
Noticias Relacionadas: