Las grandes diferencias en los ERE de Banco Santander y Bankia

Las grandes diferencias en los ERE de Banco Santander y Bankia

26 enero, 2018
|
Actualizado: 26 enero, 2018 16:06
|

Las diferencias en condiciones entre los Expedientes de Regulación de Empleo de Bankia-BMN, que ha subido el dividendo un 7% en pleno ERE, y Banco Santander son enormes.
El banco público está controlado en un 65% por el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria, Frob, y responde ante Luis de Guindos, ministro de Economía, mientras que el Santander es una entidad financiera privada y que no ha recibido un solo euro público en el rescate bancario.
En cuanto al número de afectados, Bankia-BMN prescindirá de un total de 2.510 personas. El número de trabajadores afectados por el ERE será de 2.291, ya que 219 están en excedencia, una forma de maquillar el número de despedidos y una muestra de la inflexibilidad que ha llevado a cabo durante las negociaciones con los sindicatos. El argumento dado por Bankia para prescindir de dos millares de personas se debe a la fusión con BMN.
Banco Santander y Banco Popular, por su parte, dieron a conocer un ajuste de plantilla de 1.585 personas en conjunto. Tras negociar con los sindicatos, se llevó a cabo una reducción significativa en el número de afectados, fijado en 1.100 personas. De esta forma, se adelgazarán los servicios centrales en 575 personas en Banco Popular, que serán recolocados en otra entidad del grupo del Banco Santander, mientras que en los servicios centrales de ésta última se realizará un ajuste pero con las mismas condiciones que el practicado en 2016, significativamente mejores que las de Bankia-BMN.
Bankia-BMN no se ha movido apenas del planteamiento inicial. Así, prejubilará a mayores de 56 años -cumplidos a 31 de diciembre de 2017-, calculando hasta los 61 y descontando la prestación por desempleo. Estos prejubilados cobrarán el 50% del sueldo anual bruto. La oferta incluye la suscripción del convenio especial con la Seguridad Social hasta los 63 años e impone una antigüedad mínima en el banco de 15 años. Lo hace en un momento en el que el Gobierno ha propuesto escoger los mejores años de la vida laboral, siempre y cuando se hayan cumplido los 68 años. Asimismo, se ha estipulado una indemnización de 25 días por año trabajado, con un límite de 18 mensualidades (año y medio) junto a una prima de 1.000 euros por cada trienio trabajado y sin topes de antigüedad.
Además, la entidad ha propuesto compensar con 3.000 euros a los trabajadores que tengan que trasladarse a más de 80 kilómetros de distancia de su residencia habitual y con 6.000 euros si son más de 180 kilómetros. Los empleados que no acepten esta compensación por movilidad geográfica, Bankia les ofrece el despido con una indemnización de 20 días por año y con un límite de 9 mensualidades.
La entidad anunció el año pasado que iba a despedir a 2.510 trabajadores, el 14 por ciento de la plantilla, después de que se produjera al comienzo de este mes la fusión con BMN, que tenía una plantilla de 4.300 empleados frente a los 13.400 de Bankia. Con la nueva oferta de Bankia, los despidos se repartirán de la siguiente manera: 817 trabajadores saldrán de los servicios centrales; 700 de la red de oficinas; 118 de servicios centrales territoriales; 300 por mejora de la eficiencia de sistemas, 210 por digitalización y 146 que están actualmente en excedencia.
En Banco Santander-Banco Popular, los sindicatos pactaron con la entidad financiera unas prejubilaciones para los mayores de 50 años, con el 80% del sueldo, durante ocho años, con un máximo de 380.000 euros. A este montante, hay que sumarle una prima de 2.000 euros por trienio, con un límite de entre 19.000 y 30.000 euros en función del número de años que se lleve trabajados. En Banco Santander, las salidas serán voluntarias para quienes tengan 50 o más años.
En el caso de los empleados que llevan entre 10 y 15 años trabajando en el banco se propone el 80% del salario pensionable multiplicado por el número de años que restan hasta cumplir los 63 años, más el pago de una prima de 2.000 euros por trienio y otra de 14.000 euros en el caso de los trabajadores que se adhieran voluntariamente al ERE. Para quienes han cumplido los 62 años de edad se ha estipulado una indemnización de un año de salario.
En relación a las bajas incentivadas para los menores de 50 años, Santander ofrece 40 días por año con un límite de 24 mensualidades más una prima de 2.000 euros por trienio y otra de entre 9.000 y 30.000 euros, también en función de la antigüedad. Los sindicatos han valorado positivamente la propuesta y han señalado que esta mejora les acerca a un acuerdo, aunque CC OO y UGT esperan que se reduzca la cifra de afectados por el ERE.
Por este agravio comparativo, siendo del mismo sector y dos empresas con beneficios, los sindicatos de Bankia-BMN han exigido las mismas condiciones que en el Santander. Ante la negativa del banco presidido por José Ignacio Goirigolzarri, los sindicatos se movilizarán la próxima semana en la sede de Bankia de Madrid y no se descarta una huelga para el 9 de febrero, aunque están esperando a que concluya oficialmente el período de consultas del ERE.
 

Noticias Relacionadas: