Las grandes tecnológicas dejan el ‘paraíso’ demócrata de California para trasladarse a la republicana Texas

Las grandes tecnológicas dejan el ‘paraíso’ demócrata de California para trasladarse a la republicana Texas

13 diciembre, 2020
|
Actualizado: 13 diciembre, 2020 23:52
|

La segunda mayor empresa de software del mundo, Oracle, es la última de las grandes tecnológicas que ha anunciado que ha cambiado su sede de la región californiana conocida como Silicon Valley a Austin (Texas), siguiendo los pasos de otras varias firmas y personalidades de la industria de la tecnología. Los motivos por el que cambian el estado tradicionalmente demócrata por el tradicionalmente republicano son la menor presión fiscal y menos regulaciones.

Oracle, fundada en 1977 por Larry Ellison y que actualmente emplea a 6.500 personas en su sede de Redwood City (California), informó del traslado en documentación entregada a los reguladores bursátiles en EE.UU.

«Creemos que esto nos sitúa mejor para crecer y proveer a nuestro personal de más flexibilidad sobre dónde y cómo trabajan. Dependiendo de su puesto, muchos de nuestros empleados podrán elegir en qué oficina quieren trabajar o si quieren seguir trabajando desde casa a tiempo parcial o completo», agregaron desde Oracle.

Pese al traslado, la compañía de programas informátios se comprometió a «seguir apoyando» sus operaciones en Redwood City, así como las que tiene en otras ciudades estadounidenses como Santa Monica (California), Seattle (Washington), Denver (Colorado), Orlando (Florida) y Burlington (Vermont).

Desde el inicio de la pandemia de la covid-19, han sido varias las empresas y ejecutivos de la industria tecnológica que han abandonado Silicon Valley, puesto que el trabajo remoto les ha permitido reubicarse en lugares con un coste de vida muy inferior, menos presión fiscal y con regulaciones menos estrictas.

Es el caso de compañías como Hewlett Packard Enterprise, McKesson y Charles Schwab, así como del consejero delegado de Tesla y fundador de SpaceX, Elon Musk, quien esta misma semana reveló que abandonaba su residencia en California y se trasladaba a vivir al estado sureño.

A diferencia de California, un estado en el que los demócratas copan todos los lugares de la Administración estatal y que durante los cuatro años de Gobierno de Donald Trump se ha erigido en el principal bastión contra las políticas de Washington, en Texas son los republicanos quienes controlan la mayor parte de la Administración del estado y cuanta con una política fiscal más laxa y con menos intervención estatal en los negocios.

Noticias Relacionadas: