Programas del sabado
Las lluvias y el viento desploman el recibo de la luz en enero

Las lluvias y el viento desploman el recibo de la luz en enero

16 enero, 2018
|
Actualizado: 16 enero, 2018 11:30
|
PUBLICIDAD

La factura de la luz no volverá a dar un susto en enero, tras dispararse casi un 30% en el mismo mes del pasado año. Las causas del descenso, un 10% en las dos primeras semanas del año, se encuentran en la abundancia de lluvias y el viento.
El precio en el mercado pool, donde actúan los brókers y grandes compañías, se ha desplomado un 27% en las dos primeras semanas. El precio en este mercado afecta a los consumidores ya que incide en cerca de un tercio en la factura de la luz. El resto de la factura se compone por un 40% por la parte regulada, como los peajes, mientras que el resto, un 25%, corresponde al IVA y al Impuesto de la Electricidad, donde también se incluye el IVA.
No obstante, la bajada en el precio no compensa la subida registrada en enero de 2017, cuando los consumidores tuvieron que pagar casi un 30% más en la factura debido a la ausencia de lluvias y viento, por lo que se tiró del carbón, una materia que ha registrado un menor uso en estas primeras semanas.
El pasado año, los consumidores tuvieron que pagar una media de 80 euros anuales más respecto al 2016, es decir, un 10% más. Ahora, en el mercado mayorista se están registrando importantes caídas, más cuando la eólica ha cubierto la demanda de algunos países del norte de Europa.
El precio en el mercado pool registra este martes los 51,68 euros Mwh, un 11% más de la media registrada en las primeras dos semanas del año. Aún así, se sitúa por debajo de los precios registrados en diciembre, cuando se rozaban los 58 euros Mwh. El precio medio anterior alcanzaba los 57,99 euros.

El butano, un 14% más caro que hace un año

El mercado poll es un sistema en el que el carbón, la materia prima más cara para obtener la electricidad, fija el precio de todo el mercado. En este sentido, cuanto menos carbón se utilice menor sería el precio. Sin embargo, el Ministerio de Energía asegura que sin el carbón, el recibo subiría un 15% de golpe. Para este 2018, como ya se hiciera en años anteriores, el Gobierno ha congelado los peajes, aunque la bombona de butano es más cara que hace un año.
Según Facua, la bombona de butano sube por segunda vez consecutiva su precio máximo, con un incremento de 24 céntimos (1,7%), y es un 14% más cara que hace un año. Con la última revisión bimestral, la bombona pasa a costar un tope de 14,69 euros, un 1,7% más que en noviembre de 2017, cuando su precio máximo era de 14,45 euros. Facua recuerda que el máximo histórico de la bombona ha sido el de los 17,50 euros que tuvieron que pagar los usuarios entre el 14 de mayo de 2013 y el 16 de marzo de 2015 (672 días).
Asimismo, apunta que el precio más alto durante los gobiernos de José Luis Rodríguez Zapatero fueron los 15,19 euros vigentes desde el 1 de octubre de 2011 (a 81 días del fin de su segunda legislatura) y que el Ejecutivo de Mariano Rajoy mantuvo hasta el 31 de marzo de 2012.
La asociación reclama al Gobierno que establezca otros instrumentos de cálculo en la revisión de tarifas que garanticen la protección de los intereses económicos de todos los consumidores.
 

.
Noticias Relacionadas:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD