PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Las operadoras de ‘telecos’ se van de bares con ‘la guerra del fútbol’

Telefónica, Vodafone y Orange han apostado un año más por el fútbol en los bares, un negocio que, aunque no es tan rentable como el de los hogares, es parte también de la «guerra del fútbol» por la que estas operadoras se disputan un nicho de mercado con clientes potenciales muy atractivos.

PUBLICIDAD

Vodafone y Orange han hecho públicas este lunes sus tarifas para emitir las competiciones de fútbol durante la próxima temporada en locales públicos: 250 euros al mes para clientes nuevos la primera (510 para locales de apuestas) y 259 euros la segunda, sin IVA en ambos casos.

Estos anuncios tienen lugar un día después de que Telefónica informara de que también había comprado a Mediapro la posibilidad de emitir en bares la Champions League, LaLiga y la Europa League, además de otros contenidos deportivos y los partidos de ascenso a primera, por 320 euros mensuales durante seis meses.

El año pasado esa productora se hizo con los derechos de comercialización del fútbol en hoteles, restaurantes y cafeterías (lo que en el sector se conoce como «horeca») y las tres operadoras le han contratado la opción de emisión en un ámbito mucho más barato -y menos rentable- para ellas que el de los hogares, donde en verano se libra una verdadera «guerra del fútbol».

PUBLICIDAD

El año pasado, Vodafone decidió retirarse de la guerra y esta temporada será la única que no cuente con el gancho del fútbol para captar clientes potenciales que son muy atractivos para las operadoras, ya que, generalmente, están más dispuestos a contratar paquetes «convergentes», es decir que combinan suscripciones a teléfono fijo, móvil, internet y/o televisión de pago.

Según la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), el mercado español es particularmente propenso a ofrecer ese tipo de paquetes (llamados cuádruples y quíntuples, según los servicios que incluyan) y que tienden a elevar los ingresos medios por cliente y favorecer el encarecimiento general del sector.

Según datos de la CNMC, aunque el sector de las telecomunicaciones es deflacionario, ese tipo de paquetes, que son cerca del 70 % del total, es el gran responsable de que España siga estando entre los países más caros de Europa en este ámbito.

PUBLICIDAD