Las restricciones de Bankia para comprar Banco Popular

Las restricciones de Bankia para comprar Banco Popular

24 mayo, 2017
|
Actualizado: 24 mayo, 2017 8:58
|
PUBLICIDAD

Bankia está analizando la compra del Banco Popular, pese a ser un banco con un 65% del capital en manos del Estado, un hecho del que alertan expertos y analistas: «Es suicida».

Como banco nacionalizado, Bankia debe aún cumplir con las condiciones impuestas por Bruselas para iniciar las compras de otras entidades financieras, como es el caso del Popular. Y es que, tras recibir 22.424 millones de euros públicos Bankia no puede acometer compras en el mercado hasta enero de 2018, es decir, tendría en su contra el factor tiempo, mientras que de julio a diciembre se hará con BMN.

La entidad presidida por José Ignacio Goirigolzarri solo podría quedarse con el Popular si realiza la mayor oferta, ya que en caso contrario Santander o BBVA, los otros dos candidatos a comprar la entidad presidida por Emilio Saracho, no tendrían que esperar hasta enero para iniciar los trámites.

Los expertos consultados por Intereconomía son muy claros. «Es un movimiento bastante suicida por parte del Ministerio que Bankia pueda quedarse con Popular», ha asegurado Javier Santacruz Cano, que ha recordado: «El que se quede con Popular tiene que tener liquidez suficiente para soportar la presión de mercado y que el ajuste sea lo suficientemente rápido para no poner todo operativo».

Bruselas, el principal problema para Bankia

En el mismo sentido se ha pronunciado Ramón Forcada, director de análisis de Bankinter. «Bankia no tiene capacidad para quedarse con Popular, sería políticamente inaceptable», ha señalado, más cuando el Gobierno ha iniciado los trámites de la fusión con BMN sin que Bankia hubiera estudiado la operación.

El Gobierno no podría inyectar directamente dinero público a Banco Popular, pero si lo compra Bankia el 65% de la operación corresponde a dinero público, una inyección indirecta de capital pero que de facto sería un rescate. El Frob tiene en sus manos el 65% de Bankia.

El precio finalmente decantará la balanza. Algunos rumores apuntan a un derribo de hasta 0,5 euros por acción, mientras que otros señalan los 1,2 euros por título, lo que aliviaría en parte a los minoristas, que perderían ‘solo’ un 95% de su valor si compraron en máximos históricos. En caso de ser el precio más bajo, las pérdidas serían del 99% y Popular alcanzaría un nuevo mínimo histórico. De momento, la entidad financiera dirigida por Saracho cotiza un 40% por encima de esos 0,5 euros por acción, y un 41% por debajo de los 1,2 euros.

Bruselas exigió a Bankia reducir su balance de 2010 en un 60%, lo que le faltaría aún un 10% adicional para cumplir con las exigencias. El problema principal de la entidad financiera es integrar BMN, que supondría un crecimiento del 20% adicional, por lo que la compra del Popular tampoco sería factible, atendiendo a esta barrera.

No se descartan los movimientos de la «pinza latina»

La compra del Popular rondaría entre los 3.000 y los 8.000 millones de euros, dependiendo finalmente del precio de compra. Es decir, comprar casi a precio de mercado, o bien ofrecer una prima a los sufridos accionistas.

Todo ello, suponiendo que Popular no mueva ninguna ficha. No obstante, Saracho ha asegurado que se mantiene la estrategia de venta de activos no estratégicos, como TotalBank, cuya valoración está cifrada en 500 millones de euros, así como la venta de WiZink junto con activos inmobiliarios. Si estas operaciones se materializaran, el Banco Popular incrementaría sus ratios de capital y devolvería parte de la confianza perdida en los últimos meses.

Asimismo, no se descarta aún una ampliación de capital, más cuando existe interés por parte de la «pinza latina» en hacerse con la mayoría del banco a través de una operación de este tipo. Cabe recordar que los accionistas de Latinoamérica, liderados por la familia del Valle, tienen cerca de un 10% del capital.

.
Noticias Relacionadas:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD