PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Las ventas de mascarillas se triplica en España y deja a las farmacias sin existencias

La alerta generada por el coronavirus ha provocado que en enero se haya más que triplicado la venta de mascarillas en las farmacias españolas respecto a hace un año, hasta superar de largo las 100.000 unidades, aunque la falta de suministros hace que solo estén pudiendo atender el 10 % de la demanda.

PUBLICIDAD

Según datos de la consultora del sector salud IQVIA, las ventas de mascarillas en las farmacias españolas se han incrementado en enero un 252 % interanual, hasta alcanzar las 111.844 unidades.

Medidas en precio, el incremento de las ventas de mascarillas ha sido aún mayor (265 %), de forma que sólo en enero las farmacias españolas facturaron casi un millón de euros (950.00 euros) por la venta de estos artículos, pese a que el brote del ahora bautizado como COVID-19 estalló en la ciudad china de Wuhan, y en España, a día de hoy, no se ha registrado ningún contagio.

Tal ha sido la explosión de demanda de mascarillas en las farmacias españolas que sólo en enero se vendió el 32 % de todas las vendidas durante los doce últimos meses (346.000 unidades por cerca de tres millones de euros).

PUBLICIDAD

Desabastecimiento

La Federación de Distribuidores Farmacéuticos (Fedifar) ha detallado a Efe que ese “inusual” incremento ha creado un problema de suministro de mascarillas entre las 22.000 farmacias que hay en España, que sólo están recibiendo un 10 % de las 100.000 que solicitan cada día a sus distribuidores.

De hecho, las peticiones de mascarillas se han incrementado en un 10.000 % durante la primera semana de febrero respecto al mismo periodo de 2019, según sus datos.

Desde Bidafarma, la segunda mayor distribuidora española de productos farmacéuticos, han explicado a Efe que, en lo que va de año, la demanda que ha recibido de mascarillas ha crecido de forma interanual en un 3.200 % y ha elevado sus ventas de estos productos en un 250 %.

Desde la Asociación de Empresarios de Oficinas de Farmacia de Madrid (Adefarma), su vicesecretario, Rubén Martín, ha detallado a Efe que en las 600 farmacias que representa el precio de las mascarillas se ha triplicado en los últimos 30 días: de unos 30 céntimos a una media de un euro.

PUBLICIDAD

Además, Martín prevé que el precio de las mascarillas se va “disparar” según vayan llegando más suministros.

Los precios son aún más elevados en el caso de las mascarillas autofiltrantes, calificadas como FFP1, FFP2 y FFP3 en función de la eficacia de filtración mínima (del 78 %, 92 % y 98 %, respectivamente). Diversas farmacias consultadas por Efe apuntan precios próximos a los tres euros.Estos incrementos de precios son posibles porque el precio que se establece para las mascarillas es libre, al contrario de lo que sucede con los productos farmacéuticos sobre los que se establece un margen de beneficio legal, de hasta el 30 %.

Producción española

Una portavoz del gigante industrial estadounidense 3M, que también fabrica mascarillas -prioritariamente para el mercado industrial-, ha asegurado a Efe que en España ellos han detectado un incremento de la demanda cercana al 30 % desde que estalló el brote de coronavirus.

En todo el mundo, este fabricante ha elevado la producción de sus fábricas en el último mes para atender las crecientes peticiones de los distribuidores.

El gerente del fabricante catalán de mascarillas Climax, Israel García, ha reconocido a Efe que a consecuencia del miedo desatado por la propagación de coronavirus, han percibido “un aumento” en el volumen de compra por parte de sus clientes habituales.

Sin embargo, no ha elevado su producción, que ronda las 350.000 mascarillas mensuales, para distribuirlas en 70 países.Panorama bien distinto es el que se ha producido en la compañía  jienense Diseños NT, que ha detallado a Efe que a raíz de esta alerta sanitaria han pasado de producir unas 50.000 mascarillas diarias a cerca de 90.000, lo que ha supuesto un aumento de la producción próximo al 80 %.

Desde el punto de vista de Diseños NT, el miedo al virus ha distorsionado “por completo” el mercado actual de fabricación de mascarillas, ya que el precio de los materiales necesarios para hacerlas se ha “disparado” en cuestión de días, ya que en su mayoría proceden de Asia, que se ha visto “desbordada” por la demanda local.