Alierta y Álvarez-Pallete no recibirán 7,4 millones por el desplome de Telefónica

Alierta y Álvarez-Pallete no recibirán 7,4 millones por el desplome de Telefónica

11 diciembre, 2017
|
Actualizado: 11 diciembre, 2017 8:33
|

El presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete, celebró el pasado 30 de noviembre una reunión con todo la cúpula directiva, que incluía a sus 2.000 directivos. En esta importante reunión se dio a conocer el fin de un bonus de 350 millones de euros como máximo.

«La acción no recoge el trabajo que estamos haciendo», afirmó Álvarez-Pallete. Y es que, según el plan estratégico aprobado en 2014, los directivos recibirían este bonus siempre y cuando la cotización de Telefónica, incluido el dividendo, superase a un índice formado por 14 operadoras, como Vodafone, British Telecom, KPN, Orange, Deutsche Telekom, Telecom Italia, Swisscom, Oi, America Movil y Millicom, entre otras.

La operadora se encamina este 2017 a un nuevo annus horribilis en Bolsa, y a riesgo de opa, ya que cotiza en mínimos desde el estallido de la burbuja tecnológica del año 2015. La deuda sigue siendo la principal preocupación de los analistas.

Según información oficial, recogida por El Confidencial, los consejeros ejecutivos de Telefónica y un total de 1.300 directivos no van a recibir ninguna de las acciones correspondiente al primer ciclo del plan de incentivos a largo plazo aprobado por la Junta General de 2014.

Con este plan, recogido por Intereconomía.com, el total de acciones teóricas destinadas al entonces presidente César Alierta eran 324.000, con un máximo de 506.250. Al actual presidente, José María Álvarez-Pallete, que ocupaba el cargo entonces de consejero delegado, se le asignaron 192.000 y un máximo de 300.000. Este bonus se cobraría independientemente de si continúan o no en la empresa. A Santiago Fernández Valbuena, director general de estrategia, se le concedieron 104.000 y 162.500. A Ángel Vilá Boix, 120.000, con un máximo de 187.500; a Guillermo Ansaldo Lutz le tocarían 104.000 y 162.500 como máximo. A Ramiro Sánchez de Lerín García-Ovies, 60.000 y un techo de 93.750; mientras que a Eduardo Navarro de Carvalho, 60.000 y 93.750 como tope.

Asimismo, la operadora tuvo que recortar su dividendo hasta los 0,4 euros por título, por lo que no habrá bonus. En caso de haber cobrado, Álvarez-Pallete se hubiera embolsado 2,757 millones de euros como máximo, mientras que Alierta hubiera recibido 4,65 millones de euros como techo.

En total 350 millones como máximo o el 0,3% del capital de la sociedad. Para ello tenían que superar al índice formado por empresas del sector. Este bonus se aplicaba en tres fases, a contar desde el 1 de octubre de 2014. Entonces, el precio de la acción de Telefónica se situaba en los 12,06 euros. El pasado 1 de octubre, cuando se realizaba el primer cómputo del bonus, la acción se desplomó a 9,19 euros, es decir, los accionistas habían perdido 23 de cada 100 euros invertidos. En relación al índice, tan solo supera a British Telecom y a Telia.

La segunda fase del bonus va desde el 1 de octubre de 2015 al mismo día de 2018. La caída, por el momento, desde entonces es del 24%. Debería subir con fuerza Telefónica el próximo año si los directivos quieren cazar el bonus.

La tercera fase del plan, con Álvarez-Pallete ya en la presidencia, va desde el 1 de octubre de 2016 a la misma fecha de 2019. No obstante, el actual presidente de Telefónica decidió no desarrollarlo debido a que no estaba «suficientemente alineado con la planificación estratégica del grupo, teniendo en cuenta las circunstancias y el entorno macroeconómico». Entonces Telefónica recortaba su plantilla con el plan de bajas incentivadas, que costó a la operadora 10.800 empleados y 3.500 millones de euros.

 

.
Noticias Relacionadas: