Los estibadores aparcan la huelga dos días a la espera del Congreso

Los estibadores aparcan la huelga dos días a la espera del Congreso

03 marzo, 2017
|
Actualizado: 03 marzo, 2017 8:46
|

Los sindicatos de los estibadores mantienen la convocatoria de huelga para el 6 y 8 de marzo, pero trabajarán esos dos días a la espera de la decisión que adopte el Congreso sobre la liberalización de la estiba.
De esta forma, no desconvocan la huelga, como amenaza a los políticos y al resto de sectores dependientes de la estiba. La nueva decisión se adopta tras el rechazo del PSOE a convalidar el decreto ley sobre la liberalización del sector. Los socialistas, de momento, mantienen su rechazo a una exigencia que proviene de Bruselas, más cuando ya hay amenaza de fuertes multas a España por las sentencias europeas.
En este sentido, España se expone ya a una multa de 21 millones de euros por la primera sentencia, que aún no está activada, pero que se deben, más otros 138.000 euros diarios. España está negociando con Bruselas para que no haya que pagar estas multas, pero la paciencia se podría agotar con una segunda sentencia que ratifique las cuantías.
El PSOE, cuyo voto es imprescindible ahora tras la abstención de Ciudadanos en la convalidación de la liberalización de la estiba, pone en serio aprieto al PP, que sufriría una derrota histórica ya que solo tendría el apoyo previsiblemente del PNV. El resto de partidos ya ha mostrado su rechazo y al PP le faltan para obtener la mayoría parlamentaria.
Coordinadora de Trabajadores del Mar, el sindicato más representativo de la estiba, ha celebrado el rechazo de los socialistas, al tiempo que exige el diálogo con la patronal para mantener el estatus actual, es decir, sueldos estratosféricos y que los familiares entren antes a la bolsa de trabajo.
Formalmente, la huelga no se ha desconvocado, pero se trabajará el 6 y 8 de marzo, dejando los paros a partir del 9, justo un día después de que el Congreso haya realizado el debate y votación de la convalidación. En caso de que el Congreso rechace la propuesta de Fomento, los trabajadores seguirán su trabajo, al menos previsiblemente.
Los sindicatos buscan «un clima de normalización laboral» para que Fomento salga de su «cerrada posición e invite a la negociación real» y se produzca una «modificación del decreto ley».
En este sentido, Fomento ha afirmado que la negociación entre patronal y sindicatos no servirá ya de nada porque los trabajadores han conseguido el objetivo de la no convalidación del decreto.
Bruselas estaba celebrando ya la medida de Fomento porque «garantiza el pleno cumplimiento de la sentencia europea». No obstante, la política le ha devuelto a la realidad de una guerra que aún no tiene visos de acabar. En juego está el 20% del PIB y la imagen de los puertos españoles, cuando ya hay empresas extranjeras que han desviado sus barcos a otros puertos debido al conflicto.

Noticias Relacionadas: