Los expertos critican el ‘impuesto a los pisos’ en Cataluña por ineficaz

Los expertos critican el ‘impuesto a los pisos’ en Cataluña por ineficaz

19 febrero, 2016
|
Actualizado: 19 febrero, 2016 0:00
|

Cataluña empezará a aplicar el impuesto a los pisos vacíos el próximo 1 de marzo. Se trata de una Ley que permitirá a la comunidad cobrar un tributo a todas aquellas personas jurídicas y entidades financieras que tengan desocupados sus pisos, y que según el propio gobierno catalán son algo más de 8.300 inmuebles. El economista Carlos Rodríguez Braun, lanza una pregunta: «¿Quién es el poder político para decirte a ti lo que tú tienes que hacer con tú propiedad? ¿Quién se creen que son?».

La medida afectará sobre todo a grandes inmobiliarias, bancos y personas jurídicas que tengan viviendas vacías desde hace dos años o más sin ninguna causa justificada. Pero Braun insiste en que no se puede criminalizar a quién disponga de pisos vacíos: «Se supone que los pisos están vacíos por pura maldad de sus propietarios y que como son malas personas, ladrones y criminales, se necesita la coacción pública, política y legislativa. En todo caso la decisión, que debería ser del propietario, de alguna manera es considerada ilegítima e injusta, por lo que el Gobierno reclama ahí alguna intervención».

Desde el Gobierno catalán estiman que gracias a este nuevo tributo las arcas autonómicas podrán recaudar cerca de 8 millones de euros con los que comprarían pisos para destinarlos al alquiler social. Sin embargo, para José Carlos Díez, esto no sucederá: «Hay un componente de vivienda que hay que atacar, yo lo defiendo. Pero bloquear el desagüe del sistema bancario lo que hace es restringir el crédito, y los jóvenes tienen más complicación para acceder al crédito que una persona de un poco más de edad y con mejor salario. Aunque se meta un mayor impuesto, yo no creo que estas casa vayan a salir al mercado por un problema de demanda».

Además del objetivo recaudatorio, el gobierno catalán asegura que, con esta medida, se pretende reducir el número de viviendas vacías en la región, además de fomentar entre las entidades financieras y grandes inmobiliarias que cedan estos pisos para el alquiler social. Algo que según José Carlos Díez, no funcionará debido a la falta de demanda: «Es un impuesto más. Ya hay un impuesto sobre los bienes inmuebles y al subir el impuesto lo que haces es meter más coste de mantenimiento de esa casa para que salga al mercado antes. El problema es un problema de demanda. El comprador natural de vivienda, que es gente joven, está entrando en el mercado de trabajo con salarios muy precarios, la tasa de desempleo juvenil es muy alta, se ha retrasado la edad de emancipación de los jóvenes y hay restricción de acceso al crédito».

Como vemos, no convence a nadie la medida. Consultados dos economistas de dos alas radicalmente opuestas, se ponen de acuerdo: Con lo que la medida catalana, según los expertos, se acerca más al atraco que a la justicia, dada la inutilidad de la misma.

Noticias Relacionadas: