Los floristas plantan a Òmnium Cultural y se niegan a vender más rosas amarillas

Los floristas plantan a Òmnium Cultural y se niegan a vender más rosas amarillas

11 marzo, 2018
|
Actualizado: 11 marzo, 2018 15:10
|
PUBLICIDAD

Òmnium Cultural, una de las entidades promotoras del independentismo en las fechas más señaladas por los catalanes, como San Jordi, 23 de abril, intenta inundar el mercado floral con rosas amarillas, una propuesta que hunde al sector florista autóctono ya que este tipo de rosas se cultivan en Holanda.

Los floristas se han unido para hacer frente a esta propuesta, más cuando este tipo de rosas apenas tiene aceptación entre el público, ya que se decantan por la tradicional rosa roja, cuya producción se realiza en España. Los motivos son por tanto comerciales y económicos, según ha explicado el presidente del Gremio de Floristas de Cataluña, Joan Guillén, a varios medios.

Las rosas amarillas, escasas. Un aumento de la demanda de pedidos dispararía los precios y provocaría el rechazo de la demanda de particulares

Con motivo de ese día, Òmnium Cultural busca mostrar un gesto de homenaje a Jordi Sánchez y Jordi Cruixat, presidentes de la ANC y de Òmnium, en prisión preventiva por el alto riesgo de fuga y por supuestos delitos de sedición, entre otros.

La plataforma separatista busca así inundar el 23 de abril con rosas amarillas. Sin embargo, la propuesta ha tenido ya el rechazo de los mayoristas y productores de rosas. Se trataría de entregar una rosa amarilla junto a una roja, una propuesta que no convence a los principales actores de este negocio. Y es que, la rosa amarilla es escasa, por lo que un aumento de la demanda incrementaría el precio. En principio, un buen negocio para quienes las venden. No obstante, el principal problema de esta propuesta es que beneficiaría a los productores holandeses, que cultivan este tipo de flor, y no a los catalanes, cuyo negociado principal es la variedad roja.

Guillén ha señalado que el incremento de los pedidos de rosas amarillas dispararían los precios. «Entres los productores nacionales no va a haber prácticamente aceptación de la propuesta de Òmnium, porque los productores nacionales trabajan en rosa roja. La rosa amarilla va a tener que venir de fuera», ha afirmado, a a OK Diario. El riesgo para los productores es que no se venda su propio género, provocando un alto coste económico.  «Nosotros como floristas esperamos tener un día de Sant Jordi tradicional. Es decir, que la gente quiera muchas rosas rojas, que es nuestra tradición», ha señalado.

Los productores catalanes solo cubren entre el 11% y 15% del total de la demanda de rosas

Los mayoristas de Mercabarna y el Mercado de la Flor de Vilassar de Mar, del Gremio de Floristas y de los productores se han reunido este viernes con la cúpula de Òmnium Cultural. El mensaje de estos comerciantes ha sido claro y contundente, con un rechazo rotundo a la propuesta. También se especula que sean la ANC y Òmnium Cultural quienes vendan las rosas amarillas para contentar a sus acólitos. El temor de los floristas ahora es que estas entidades compitan en un día muy señalado, ya que se suelen regalar cerca de siete millones de este tipo de flor.

Fuentes de Òmnium han afirmado a Economía Digital que han pedido un mayor pedido de rosas amarillas. No obstante, las rosas amarillas solo suponen el 1% de la venta total, es decir, unas 70.000 en caso de que se llegue a la cifra de otros años. Además, va en detrimento del público en general, ya que se suele elegir mayoritariamente el color rojo. Asimismo, los productores catalanes solo cubren entre el 11 y 15 por ciento de la demanda total.

El mercado holandés sería así el más beneficiado

Holanda es el principal proveedor de rosas amarillas. Si aumentan los pedidos, los precios se dispararán, ya que la producción no crece de un día a otro. Colombia, Ecuador y algunas zonas de África se verían también beneficiados por este tipo de demanda.

 

Noticias Relacionadas: