Los sueldos de entre 20.000 y 33.000 euros sufren una subida del IRPF

Los sueldos de entre 20.000 y 33.000 euros sufren una subida del IRPF

08 enero, 2016
|
Actualizado: 08 enero, 2016 0:00
|

El Gobierno de Mariano Rajoy ha subido los impuestos para más de siete millones de asalariados, pese a anunciar que rebajaba el gravamen. Las nóminas de entre 20.000 y 30.000 euros, justo las que se sitúan en el salario medio de España -que no el más frecuente-, 22.697,86 euros, sufren una subida de dos puntos respecto a 2012, año en el que el PP aprobaba los recortes y subidas de impuestos. En 2014 se anunciaron bajadas de tipos, pero son insuficientes para revertir la subida de hace tres años y medio. El asalariado medio solo recibe un ahorro de 457 euros, es decir, un 2%.

En la nómina de enero, los asalariados perciben ya la bajada de impuestos del PP, pero sorprende comprobar que el tipo marginal es más elevado ahora que en 2011, pese a que el PP afirma lo contrario. De hecho, los sueldos de entre 20.000 y 33.000 euros estaba gravado al 28% y a partir de este mes tributará al 30%. Según los datos de la Agencia Tributaria, hay seis millones de asalariados en este tramo.

Otro de los casos que desmiente al PP es el de un asalariado con un sueldo entre 60.000 y 175.000 euros, que tributa al 45%, frente al 43% que pagaban antes de la llegada de Mariano Rajoy a La Moncloa, en este tramo hay un millón de asalariados. De esta forma, de los 17 millones de asalariados en España, siete millones se han visto perjudicados por la «bajada de impuestos» del PP.

En 2012, y con el rescate sobre la mesa, el Gobierno incumplió sus promesas electorales y subió de forma cruel los impuestos en todos los tramos del IRPF. Eran tiempos muy complicados para la economía española, que trataba de reducir el déficit hasta los niveles fijados por Bruselas -un trabajo infructuoso porque no se ha conseguido en ningún año-. El Gobierno afirmaba que eran medidas dolorosas pero necesarias. Dos años más tarde y ante el año electoral que se presentaba en 2015, el Ejecutivo decidió «bajar los impuestos» -Rajoy dixit-, pero lejos de ello, los ha subido a siete millones de contribuyentes.

Las subidas de impuestos están cifradas en 40.000 millones de euros, mientras que la bajada solo es de 9.000 millones, por lo que el Gobierno mantiene un incremento de 31.000 millones de euros respecto a 2011. El caso más perceptible para los contribuyentes es el del IRPF, un impuesto que afecta a todos los que tienen la obligación de declarar ingresos.

De hecho, el Gobierno ha aliviado la carga fiscal para cerca de 7,5 millones de contribuyentes, los que cobran menos de 12.450 euros, ya que están exentas de declarar. No obstante, este alivio no es gratuito y ha recaído sobre los sueldos superiores, en concreto entre los 20.000 y 33.000 euros y aquellos que obtienen unos ingresos de entre 60.000 y 175.000 euros.

Pese a la rebaja fiscal, ya que todas las rentas pagan menos impuestos respecto a 2012, la diferencia es casi imperceptible. De esta forma, el Ejecutivo ha subido los impuestos para después situarlos en los mismos niveles con los que llegó, por tanto mantiene las subidas que realizó el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, pese a anunciar en la campaña de 2011 que bajaría los impuestos, y no se quedaría solo en mantenerlos.

Según los cálculos de El Economista, el asalariado que declare 30.000 euros tiene un ahorro fiscal de 423 euros, mientras que los que cobren el salario medio tendrán un ahorro de 567 euros al año, el 2% del total y unos 47 euros al mes. La bajada de impuestos, no obstante, no ha llegado a todos los impuestos, ya que desde la llegada del PSOE y la continuación del PP, el IVA se ha incrementado de forma considerable. Se ha pasado de un 8% al 21% en algunos productos desde 2010. El tipo general se incrementó hasta el 21% desde el 16% del PSOE. De esta forma, la subida del IVA ha supuesto unos ingresos de 8.000 millones, mientras que la rebaja de impuestos se cifra en 9.000 millones.

.
Noticias Relacionadas: