Los trabajadores de Nissan se hartan de promesas y se echan a la calle en Barcelona
Reyes Maroto, ministra de Industria, Comercio y Turismo, asegura que hay que ser "suspicaces" para convencer a la china GWM para que invierta en la planta de Nissan en Barcelona.

Los trabajadores de Nissan se hartan de promesas y se echan a la calle en Barcelona

26 noviembre, 2021
|
Actualizado: 26 noviembre, 2021 13:36
|

Unos 2.000 trabajadores de Nissan de Barcelona han cortado este viernes durante 45 minutos la Ronda Litoral a la altura de Zona Franca para mostrar su malestar por las dificultades que atraviesa el proyecto de reindustrialización y pedir la máxima implicación del Gobierno y la Generalitat. Mientras tanto, Reyes Maroto, ministra de Industria, Comercio y Turismo sigue con su discurso de mantener «reuniones al más alto nivel», la Generalitat, que sigue «trabajando» y el único y posible inversor en la fábrica, el fabricante chino GWM, no ve nada claro la viabilidad de este proyecto.

Convocados por el comité de empresa, los trabajadores han celebrado una asamblea en la fábrica y han hecho un recorrido después hasta el Consorcio de la Zona Franca (CZFB), donde se han concentrado durante un tiempo, para luego desplazarse hacia la Ronda Litoral.

La protesta de los trabajadores de Nissan ha provocado importantes retenciones en esta vía y ha obligado a los Mossos a realizar desvíos de tráfico, según ha señalado el Servei Català de Trànsit (SCT).

El secretario general de CCOO en Nissan, Miguel Ángel Boiza, ha explicado a EFE que con esta actuación pretenden presionar a las administraciones públicas para que se impliquen «al máximo nivel» para desencallar la actual situación y garantizar un proyecto industrial para las plantas de la multinacional nipona en Barcelona.

La compañía china Great Wall Motors (GWM), la mejor situada para hacerse con la planta de Nissan en Zona Franca, ha cuestionado la viabilidad del proyecto y ha reclamado a las administraciones públicas un aumento de las ayudas para llevarlo a cabo.

La firma cree necesario aumentar la inversión para «actualizar» la planta, por lo que solicita más incentivos a las administraciones, que se habían comprometido ya a una inyección de unos cien millones de euros.

El comité de empresa de Nissan, que ha explicado en la asamblea a los trabajadores la situación de las negociaciones, ha convocado a la plantilla a otra concentración el próximo 1 de diciembre, cuando se volverá a reunir la mesa para la reindustrialización.

Nissan tiene previsto abandonar sus plantas de Zona Franca, Sant Andreu de la Barca y Montcada i Reixac el próximo 31 de diciembre.

Maroto y la china GWM

La ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, confía en que los poderes públicos sean «suspicaces» para poder convencer a la compañía china Great Wall Motors (GWM) de las ventajas que tiene hacerse con las factorías de Nissan en Barcelona.

En un acto de presentación de Experiencias Turismo España, Maroto ha dicho este pasado jueves que «espera encontrar los instrumentos» para que la operación de reactivación de Nissan en Barcelona sea una realidad y para ello habrá una reunión de trabajo «al más alto nivel».

Con las ayudas del Gobierno central y el de la Generalitat de Cataluña, Nissan es una inversión que garantiza un proyecto de futuro para la empresa pero tiene también ventajas para el fabricante. «Esperamos ser suspicaces para poder convencerle de entrar en España», ha añadido.

Ha destacado que en el marco de la reindustrialización de Nissan, hay «un portfolio de distintos proyectos» para recuperar las capacidades industriales de la planta, para lo cual los dos gobiernos «están trabajando juntos».

El inversor chino cuestiona la viabilidad del proyecto

La compañía china Great Wall Motors (GWM) ha reclamado también este pasado jueves a las administraciones públicas un aumento de las ayudas para llevar a cabo el proyecto de reindustrialización de las plantas de Nissan en Barcelona tras realizar una auditoría que cuestiona la viabilidad del proyecto.

La petición del fabricante asiático de coches eléctricos se comunicó el miércoles por la tarde a los sindicatos de Nissan durante una reunión extraordinaria de la mesa de reindustrialización, de la que forman parte también el Gobierno, la Generalitat y la compañía japonesa, según ha informado el comité de empresa.

Una comisión de técnicos de GWM, la mejor situada para hacerse con la planta de Nissan en la Zona Franca cuando la multinacional deje de operar el 31 de diciembre, trabajó durante una semana en Barcelona para evaluar el funcionamiento de la fábrica y ha redactado un informe posterior que cuestiona la inversión.

GWM se plantea ahora «una redimensión» de su negocio para Europa y pone en duda tanto el estado de los activos como la capacidad productiva de la fábrica de Zona Franca, ya que pasa de plantear una producción inicial de 150.000 unidades al año a una de 300.000, el doble, según las mismas fuentes.

La firma china cree necesario aumentar la inversión para «actualizar» la planta, por lo que solicita más incentivos a las administraciones, que se habían comprometido ya a una inyección de unos cien millones de euros.

El gigante del motor persigue también que el Consorcio de la Zona Franca de Barcelona (CZFB), propietario de los terrenos en los que está instalada la planta barcelonesa, le rebaje el alquiler, según fuentes conocedoras de las reuniones.

Ante esta situación, el comité ha pedido la implicación «al más alto nivel político» por parte de las administraciones, en especial el Ministerio de Industria, para «intermediar» con el máximo cargo directivo de GWM.

Además, la marca china tampoco ve bien el acuerdo alcanzado con el comité de empresa de Nissan, que le obliga a quedarse con la plantilla por orden establecido de edad y con unas condiciones determinadas.

Como respuesta, el comité ha reclamado a las administraciones y Nissan que exploren «de manera inmediata» las diferentes alternativas a la firma china que estaban sobre la mesa para evaluar si es necesario cambiar de opción industrial.

La negociación de la comisión con la compañía asiática del motor se consideraba hasta ahora como «preferente», y como complementarias se planteaban los proyectos del fabricante de motocicletas eléctricas Silence y del Hub de Descarbonización de Barcelona, que lidera QEV Technologies.

En principio, GWM debía quedarse con Zona Franca y Silence y el hub se repartirían los centros de Sant Andreu y Montcada i Reixac (Barcelona).

La multinacional china se dedica al diseño, desarrollo, producción, venta y distribución de coches y tiene centros de producción en China, Malasia, Tailandia, Túnez, Bulgaria, Rusia y Ecuador.

La próxima reunión de la mesa de reindustrialización está prevista para el 1 de diciembre, fecha en la que el comité quiere conocer ya qué proyecto se lleva definitivamente a cabo para poder tranquilizar a la plantilla, que ve con inquietud los cambios de guión que se están produciendo.

El secretario general de CCOO en Nissan, Miguel Ángel Boiza, ha explicado a EFE que el comité está estudiando movilizaciones para presionar a las administraciones y a la automovilística en la negociación, después de llevar a cabo una asamblea esta mañana en Zona Franca, que ha paralizado la línea de producción.

«Nos sorprende que GWM cuestione de alguna manera ahora el proyecto sin que se haya producido ninguna negociación de verdad con las administraciones. No se ha entrado a hablar de nada aún en concreto. Reclamamos a la administración que se ponga las pilas», ha dicho Boiza.

La Generalitat, por su parte, descarta por ahora valorar las nuevas exigencias de la compañía china y afirma que sigue trabajando para garantizar la continuidad de la actividad en las plantas barcelonesas de Nissan. 

.
En esta noticia se habla de:
Noticias Relacionadas: