Los trabajadores de Nueva Pescanova protestan a las puertas de Abanca
uan Carlos Escotet, el venezolano dueño de Abanca y también de otra empresa emblemática gallega, Pescanova. así como del Deportivo de La Coruña.

Los trabajadores de Nueva Pescanova protestan a las puertas de Abanca

13 diciembre, 2021
|
Actualizado: 13 diciembre, 2021 13:40
|

Los trabajadores de la multinacional Nueva Pescanova se han congregado este lunes en Vigo a las puertas de la sede principal de Abanca, primer accionista de la empresa, para exigir un convenio colectivo digno.

Los trabajadores, convocados por las organizaciones sindicales con representación en la empresa: CIG, CCOO, UGT, USO y CUT, corearon consignas como “Convenio Pescanova solución” y “Pescanova negociación” para rechazar la oferta que les ha hecho la empresa, que supone un incremento salarial del 3 por ciento en cuatro años.

“Es el pago que la dirección da a sus empleados después de jugarse la vida trabajando durante la pandemia, cuando no había ni medidas de protección ni nada”, ha criticado en un comunicado Xosé Fernández, presidente del comité del Centro Industrial de O Porriño, de la CIG.

La de hoy es la primera de las dos movilizaciones que los trabajadores de Nueva Pescanova anunciaron el pasado día 30 de noviembre ante la “actitud de bloqueo” de la empresa en la negociación colectiva del nuevo convenio para los años 2021-2024 y ante las propuestas que la compañía ha puesto hasta el momento sobre la mesa y que los sindicados califican de “vergonzosas”.

Las negociaciones comenzaron el pasado mes de febrero y hasta el momento la multinacional ha ofrecido un incremento salarial del 3 por ciento, dividido en un incremento del 0,5 % en 2021 que no se consolidaría en tablas salariales, un 0,75 % en 2022, un 1 % en 2023 y un 1,25 % en 2024.

Fernández lamentó que no haya dinero para el cuadro de personal, “pero sí para contratar directivos, comprar barcos e instalar plantas de pulpo”, al tiempo que recordó que Mercadona y Lidl, los dos principales clientes de Nueva Pescanova, están ofreciendo subidas salariales de alrededor del 5 por ciento.

La parte social solicita un aumento del IPC real más dos puntos, lo que se sitúa de momento muy lejos de la oferta de la compañía.

Además, los trabajadores denuncian que la empresa pretende una flexibilidad absoluta de la jornada laboral que ellos rechazan.

Si nada cambia, el próximo lunes los trabajadores se movilizarán de nuevo y no descartan una convocatoria de huelga.

En esta noticia se habla de:
Noticias Relacionadas: