Los trabajadores de Deliveroo son falsos autónomos, según Inspección

Los trabajadores de Deliveroo son falsos autónomos, según Inspección

18 diciembre, 2017
|
Actualizado: 18 diciembre, 2017 8:59
|

Los llamados ‘riders’, que han convocado protestas durante los últimos meses por las condiciones laborales en Deliveroo, no son autónomos, como asegura la empresa, sino trabajadores por cuenta ajena.

Así lo ha afirmado la Inspección de Trabajo en Valencia, que ha afirmado que la empresa trata de esconder la verdadera relación laboral. En este sentido, Deliveroo, dedicada al reparto de comida a cargo de estos ahora empleados, tendría que abonar más de 160.800 euros por cotizaciones sociales no pagadas. La empresa puede recurrir esta decisión, que da por primera vez la razón a los trabajadores.

Los ‘riders’ llevan sus mercancías de un lugar a otro en bicicleta, chaqueta y una gran bolsa con la comida en el interior. En los últimos años se ha disparado este servicio, pero para la empresa este trabajador es un autónomo, en concreto figura en el contrato como «proveedor de servicios». La empresa tiene unos 1.000 en toda España.

De esta forma, se evita abonar la Seguridad Social de un trabajador por cuenta ajena, mientras que se reduce su carga fiscal de forma considerable. No obstante, la sanción de la Inspección de Trabajo, a la que ha tenido acceso El País, se exige el pago de todas las cotizaciones atrasadas. La Inspección de Trabajo recibió varias denuncias en Valencia, por lo que de momento solo es extensible a esos trabajadores. No obstante, es muy probable que el resto de Inspecciones de Trabajo, tanto de Madrid como de Barcelona, mantengan este mismo criterio, por lo que la empresa tendría que desembolsar más dinero.

Según la Inspección de Trabajo, la existencia formal de contratos y facturas entre ambas partes, la relación civil que pretender crear esconde, en realidad una verdadera relación laboral. La compañía, Roofoods Spain, espera que los tribunales les den la razón, más cuando han ganado la batalla en Reino Unido y Francia.

Según la Inspección de Trabajo, es la empresa la que fija los horarios, puede modificarlos a su criterio, mientras que los trabajadores se tienen que amoldar a las directrices, es decir, una relación laboral. En caso de ser autónomos, los trabajadores podrían escoger horarios y días de trabajo, un hecho que no se da, al menos en Valencia. De hecho, según los correos enviados por la empresa a algunos de sus riders, se excluye a estos trabajadores por negarse a realizar un reparto de forma reiterada.

Asimismo, en caso de ser autónomo, el precio lo pondría el trabajador por cuenta propia y no la empresa, ya que es quien debe poner toda la infraestructura, como la bicicleta, la aplicación informática de Deliveroo, la relación con restaurantes, clientes y cualquier otro soporte.

.
Noticias Relacionadas: