Los transportistas califican a los políticos de ‘populistas alejados de la realidad de la calle’

Los transportistas califican a los políticos de ‘populistas alejados de la realidad de la calle’

23 julio, 2021
|
Actualizado: 23 julio, 2021 12:40
|

La Federación española de transporte discrecional de Mercancías (Fetransa) ha afirmado hoy que la propuesta de la Comisión Europea, respaldada por el Gobierno español, de prohibir en 2035 la venta de turismos y comerciales diésel, gasolina e híbridos es «una muestra más del desconocimiento de la clase política de la realidad que vive la calle».

Fetransa, que dice estar firmemente comprometida con los objetivos de reducción de emisiones, pide en una nota a los representantes políticos que «abandonen los discursos populistas», ya que no contribuyen a avanzar con un criterio «realista» en su cumplimiento.

Para la federación la propuesta «Fit for 55» requiere de cuantiosas inversiones en infraestructuras de recarga y ayudas a la compra, al tiempo que genera una «gran incertidumbre» entre fabricantes y usuarios «ante la inexistencia de fuentes de propulsión alternativas», lo que, a su juicio, va a provocar que se paralicen de forma automática las inversiones en renovación de flota y un previsible «envejecimiento» de los vehículos de transporte en circulación.

La patronal advierte, además, de que el anuncio de la Comisión Europa supone «buenas palabras que sobre el papel resultan vendibles para el gran público, pero que realmente no tienen en cuenta los distintos inconvenientes a los que el sector debe hacer frente día a día».

Para el presidente de Fetransa, Víctor González, si se quiere generalizar el vehículo eléctrico se tienen que mejorar los tiempo de recarga, el peso de las baterías y la «escasa» autonomía.

Asimismo, ha asegurado que hay que implantar medidas que lo hagan rentable y atractivo para el transporte, porque si no Europa deberá hacer frente a una «doble amenaza: no disponer de vehículos adaptados y no contar con profesionales dispuestos a hipotecar sus bienes para invertir en una tecnología tremendamente cara (el precio de un camión es «desorbitado» y prácticamente inasumible para la mayoría) y no contrastada.

Debido a que -recuerda- la vida útil de un camión es de entre 10 y 14 años, Fetransa pide un período transitorio «claro» y que ofrezca garantías al transportista para acceder a su compra.

Noticias Relacionadas: