Los últimos ERTE del automóvil en España: Ford, 7.000; Mercedes, 5.000, y Nissan, 3.000 trabajadores

Los últimos ERTE del automóvil en España: Ford, 7.000; Mercedes, 5.000, y Nissan, 3.000 trabajadores

20 marzo, 2020
|
Actualizado: 20 marzo, 2020 17:40
|
PUBLICIDAD

El sector del automóvil, así como del turismo en su más amplio término, desde aerolíneas a hoteles, pasando por agencias de viajes, bares y restaurantes, es uno de los que más esta sufriendo los efectos de la crisis del coronavirus. Hoy tres empresas más, Ford, Mercedes y Nissan, han cerrado sus ERTE con 15.000 trabajadores afectados.

Ford: ERTE de 7.000 empleados

La planta de Ford Almussafes ha acordado con dos sindicatos la aplicación de un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) para casi 7.000 trabajadores, prácticamente la totalidad de la plantilla, desde el domingo 15 de marzo hasta que desaparezcan las causas de fuerza mayor que motivan esta medida.

Salvo algunos trabajos de final del lanzamiento del nuevo Kuga, seguridad, bomberos y mantenimiento de instalaciones, el ERTE afectará a todos los empleados de la factoría.

Ford complementará la prestación por desempleo hasta el 80 % del salario real, incluidos los complementos, el cien por cien de las vacaciones, pagas extras, gratificación especial y antigüedad, y se encargará de tramitar los expedientes.

A pesar de las circunstancias, la empresa ha accedido a adelantar las cantidades (aproximadas) que deba percibir cada trabajador por la administración, según ha informado UGT, sindicato mayoritario en la planta.

El presidente del Comité de Empresa y portavoz de UGT, Carlos Faubel, ha destacado que las condiciones de este expediente son las mismas que las pactadas en los cuatro ERTE que se aplicaron a lo largo de 2019.

El acuerdo ha sido firmado por UGT y CCOO, mientras que el STM y CGT han decidido no apoyarlo. Para el STM, segundo sindicato en representación, no se entiende que la empresa no complemente más allá del 80 % cuando se va a «ahorrar mensualmente el 75 % de lo que cotiza por los trabajadores a la Tesorería de la Seguridad Social», mientras que para los trabajadores puede suponer un quebranto económico perder el 20 % del salario.

La factoría tenía en marcha las negociaciones para un expediente de regulación de empleo (ERE) para 410 empleados, que han quedado suspendidas. 

Mercedes: ERTE de 5.000 empleados

La dirección de Mercedes-Benz Vitoria ha planteado al comité de empresa un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) con carácter general para los 5.000 trabajadores de la planta, la mayor fabrica de Euskadi.

Este viernes se han reunido ambas partes para abordar la situación después de que el lunes se parara la producción con el objetivo de «reducir los contagios y contribuir a la ralentización de la expansión de los afectados» por COVID-19, según explicó en su momento la empresa.

En la cita la dirección de la planta ha planteado afrontar la situación mediante un ERTE por fuerza mayor con efecto retroactivo a ese lunes 16 de marzo.

Los sindicatos han ofrecido que algunos de los días de parada se asuman dentro de la flexibilidad pactada en el convenio siempre que la empresa «aporte algo más» de lo recogido en el ERTE del Real Decreto aprobado este martes por el Gobierno central y decida, por ejemplo, mantener algún complemento salarial.

La dirección se ha comprometido a estudiar esta propuesta y ambas partes volverán a reunirse el martes de la semana que viene para ver si es posible llegar a un acuerdo.

El comité ha recordado no obstante que en este tipo de expedientes de empleo no es obligatorio negociar ni llegar a un acuerdo con la parte sindical. 

Nissan: ERTE de 3.000 trabajadores

La dirección de Mercedes-Benz Vitoria ha planteado al comité de empresa un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) con carácter general para los 5.000 trabajadores de la planta, la mayor fabrica de Euskadi.

Este viernes se han reunido ambas partes para abordar la situación después de que el lunes se parara la producción con el objetivo de «reducir los contagios y contribuir a la ralentización de la expansión de los afectados» por COVID-19, según explicó en su momento la empresa.

En la cita la dirección de la planta ha planteado afrontar la situación mediante un ERTE por fuerza mayor con efecto retroactivo a ese lunes 16 de marzo.

Los sindicatos han ofrecido que algunos de los días de parada se asuman dentro de la flexibilidad pactada en el convenio siempre que la empresa «aporte algo más» de lo recogido en el ERTE del Real Decreto aprobado este martes por el Gobierno central y decida, por ejemplo, mantener algún complemento salarial.

La dirección se ha comprometido a estudiar esta propuesta y ambas partes volverán a reunirse el martes de la semana que viene para ver si es posible llegar a un acuerdo.

El comité ha recordado no obstante que en este tipo de expedientes de empleo no es obligatorio negociar ni llegar a un acuerdo con la parte sindical. 

.
Noticias Relacionadas:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD