Programas del domingo
M4 GTS, la última versión de BMW

M4 GTS, la última versión de BMW

21 junio, 2016
|
Actualizado: 21 junio, 2016 12:47
|
PUBLICIDAD

El M4 GTS, de 500 CV y con un claro enfoque para los circuitos, es la última de las versiones especiales que ha hecho BMW de sus modelos M3 Coupé o M4 Coupé. El BMW M4 GTS, del que solo se fabricarán 700 unidades, es probablemente uno de los «más especiales» de la historia de la marca alemana. La actual generación M4 no ha sido la única en recibir una versión «más exclusiva».

Según recuerda BMW, desde el primer BMW M3 en 1985, se ha construido una variante «más prestacional» para cada BMW M3 Coupé o BMW M4 Coupé.

En el caso del M3, llegó en 1990 cuando BMW Motorsport GmbH lanzó al mercado el M3 Sport Evolution, una edición limitada diseñada para cumplir con el reglamento de la FIA y de la que tan solo construyeron 600 unidades para todo el mundo.

Contaba con modificaciones de importancia con el objetivo de aumentar todavía más su rendimiento en circuito, tanto a nivel mecánico como de chasis.

Estéticamente el M3 Sport Evolution se distinguía del BMW M3 convencional por el paragolpes delantero de nuevo diseño o el alerón trasero, elementos que además, dado que debían ser compartidos con las variantes de competición, eran regulables en diferentes posiciones, lo que permitía variar la carga aerodinámica en función del circuito.

Además, le suprimieron los faros antiniebla -sustituidos por conductos de refrigeración para los frenos delanteros- y sólo se podía elegir en dos colores: Negro Jet y Rojo Misano.

La fórmula de éxito, que se ha mantenido hasta la fecha, fue minimizar el peso y aumentar la potencia del coche, lo que en el M3 de 1990 supuso recurrir a un depósito de menor capacidad o escape de titanio. Incluso las ventanillas eran más livianas.

La segunda versión especial llegaba de la mano del segundo BMW M3, con código interno E36. El BMW M3 GT vio la luz en 1995 y tan sólo se construyeron 350 unidades (50 con volante a la derecha). Estaba basado en la primera versión del BMW M3 E36, por lo que como éste, montaba un propulsor de seis cilindros en línea con 3.0 litros de cilindrada y no de 3.2 litros que montaron los últimos BMW M3 E36.

En el apartado estético al BMW M3 E36 GT se le reconocía por su carrocería pintada en Verde British Racing o en Plata.

Además, era distintivo de esta versión el paragolpes delantero con un faldón exclusivo o el característico alerón trasero. Y para ahorrar peso, se sustituyeron, entre otras cosas, las puertas de serie por otras de aluminio más ligeras. Con estas mejoras el coche aceleraba de 0 a 100 km/h en 5,2 segundos.

Le siguió el BMW M3 CSL (Coupé Sports Lightweight, coupé deportivo ligero), que fue la versión especial del M3 de tercera generación.

Fue de las primeras ocasiones en las que un vehículo usaba fibra de carbono, caso del techo o en el soporte del paragolpes delantero.

Respecto al modelo del que derivaba, pesaba 180 kg menos y la potencia del motor 3.2 litros se aumentó de 343 CV a 360 CV, con lo que la aceleración de 0 a 100 km/h se conseguía en 4,6 segundos gracias a una potencia específica de 111 CV por litro de cilindrada.

El penúltimo de esta colección es el BMW M3 GTS, del que la marca dice que es «el ejemplar más peculiar de cuantas versiones especiales del BMW M3 se han construido hasta la fecha»

En primer lugar porque sólo 138 unidades llegaron al mercado y, en segundo, porque es el único BMW M3 con motor V8 -que en la versión GTS desarrollaba 450 CV, 30 CV más que la versión convencional- que giraba por encima de las 8.000 rpm.

Además, en vez de asientos montaba en la parte trasera una jaula de seguridad. Asimismo, los asientos eran tipo baquet, mientras que el paragolpes delantero o el alerón posterior de generosas dimensiones terminaban de «redondear un coche nacido para los circuitos pero apto para circular por la calle».

.
Noticias Relacionadas:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD