Las reivindicaciones de los trabajadores de Opel en España a Carlos Tavares

Las reivindicaciones de los trabajadores de Opel en España a Carlos Tavares

06 marzo, 2017
|
Actualizado: 06 marzo, 2017 10:39
|

El presidente de PSA Peugeot Citroen, Carlos Tavares, ha mandado un mensaje de tranquilidad a los trabajadores de Opel en España. «Estén tranquilos», ha asegurado Tavares, mientras los sindicatos ya han mantenido una primera reunión para anunciarles la venta.
El directivo del grupo automovilístico francés ha asegurado hablará con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y que en cuanto su agenda se lo permita visitará la planta de Opel en Figueruelas (Zaragoza). CC OO, por su parte, no ve «prioritario que el Gobierno tuviera papel en esta parte del proceso, papel que sólo se hubiera limitado una declaración de intenciones en  defensa de la planta de Opel en Zaragoza así como de las de PSA en Vigo y Villaverde».
«Si se da la posibilidad de una compra, es porque también existe la figura del vendedor, en este caso GM está interesada en vender Opel, y llegados aquí, preferimos que el comprador sea una Empresa  interesada en la fabricación de vehículos en  lugar de que en la venta hubiera entrado alguna empresa de índole diferente y carácter especulativo/financiero. Por tanto, pedir al gobierno que se inmiscuyera en este momento aportaba inconvenientes y ninguna ventaja«, apostilla el sindicato.
Los sindicatos, además, ya tienen preparadas sus reivindicaciones, que ya han sido trasladadas a la alta dirección. Exigen mantener a Opel como una sola entidad, respetar los acuerdos y compromisos y preservar las plantas y modelos comprometidos con General Motors.
De esta forma, marcan las mismas líneas que el propio Tavares defendió en la presentación de resultados. «Existen mercados en los que las marcas francesas no atraen y sí las alemanas. Hemos verificado, además, que entre nuestras marcas y Opel no se produce una competencia directa. En esos mercados, quien piensa en un Opel, rara vez se plantea un Peugeot o un Citroën. Por tanto, pueden ser complementarias. Asimismo, en Alemania o el Reino Unido no somos fuertes y Opel y Vauxhall si lo son», afirmó Tavares.
«En Alemania me comprometí con los sindicatos a que todos los acuerdos serían respetados, porque que una empresa pueda cambiar de dueño no significa que la relación con sus empleados lo haga también. En la sociedad que vivimos tiene que imperar una ética. Nosotros la tenemos y vamos a honrarla«. Y quiso dejar claro que «lo que vale para Alemania es igualmente válido y la gente de la fábrica de Zaragoza puede estar muy tranquila», consideró Tavares.
El sindicato ha asegurado que ahora se inicia el procedimiento, due diligencies, que en el ámbito de la normativa europea, permite a las partes cerciorarse de los detalles de la operación y  será dentro de unos meses cuando la compra/venta se lleve a cabo o no.

Noticias Relacionadas: