México, motor de beneficios del BBVA, el gran perdedor si EEUU rompe el TLCAN, según Moddy`s

México, motor de beneficios del BBVA, el gran perdedor si EEUU rompe el TLCAN, según Moddy`s

22 febrero, 2018
|
Actualizado: 22 febrero, 2018 22:21
|

La dependencia con EEUU provoca una situación de, debilidad de México si se rompe el TLCAN, alerta Moody’s. La mayor empresa de España con intereses en ese país es el BBVA. México es el motor de sus beneficios.

La elevada dependencia comercial que México tiene con Estados Unidos sería la «principal vulnerabilidad» del país latinoamericano en el caso de que su socio decidiera abandonar de manera unilateral del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), alertó hoy Moody’s.

Este aspecto, así como la introducción de fuertes barreras comerciales, «podría provocar una recesión que tendría diferentes efectos para los distintos sectores que calificamos en México«, señaló Moody’s Investors Service en un nuevo reporte.

Las empresas españolas tienen grandes intereses en Máxico, pero sí hay una de ellas que destaca por encima de todas es el BBVA. El banco español BBVA, presidido por Francisco González, obtuvo en 2017 un beneficio neto de 3.519 millones de euros (4.360 millones de dólares), un 1,3 % más que en 2016, incluido el ajuste por el saneamiento de su participación en Telefónica, con México como motor de las cuentas.

De los 3.519 millones de euros de beneficio declarados por el BBVA en 2017, 2.681 millones fueron conseguidos en México, una economía que puede sufrir mucho si se rompe el acuerdo comercial con Estados Unidos, tal y como quiere Trump

México, motor del grupo bancario, aportó un beneficio neto de 2.162 millones de euros (2,681 millones de dólares), un 12,7 % más, frente a los 1.381 millones de euros que ganó en España, a los que hay que restar las pérdidas de 501 millones de euros de su área inmobiliaria (Non Core Real Estate). Ese beneficio obtenido en México supone más del 60% del total del Grupo bancario vasco, con sede en Bilbao.

La entidad cerró 2017 con un 7 % menos de créditos, y los depósitos se redujeron un 6,2 %

La agencia de calificación de riesgo precisó que su escenario base continúa siendo que se lograrán acuerdos entre los tres socios –México, Canadá y EE.UU.- para generar un tratado modernizado a finales de marzo de este año.

No obstante, matizó que también ha considerado otros «posibles escenarios», incluyendo el que se daría en el caso de que EE.UU. se retire del tratado, lo cual «tendría consecuencias perjudiciales para el perfil crediticio de México (A3 negativa)».

Resilencia

Ante un «final estresado del tratado», las compañías con cadenas de producción transfronterizas «podrían mostrar resiliencia», afirmó Moody’s.

Los principales fabricantes de componentes en México, recordó, siguen siendo «proveedores clave» para las automotrices de su vecino del norte, y «sus negocios seguramente se mantendrían competitivos aun sin el TLCAN», sobre todo si el peso experimenta un debilitamiento adicional.

Otras industrias con mayor dependencia en el consumo y la actividad económica local, como la de la construcción, no correrían la misma suerte y enfrentarían «problemas más serios».

Además, en un escenario desfavorable en el que se contraiga la economía, se incrementaría el riesgo de activos para los bancos, ya que aunque las instituciones financieras tienen una «baja exposición directa al TLCAN», sí son sensibles a la volatilidad del mercado y la desaceleración de la actividad económica.

En cuanto a la economía de los estados dentro de México, Moody’s aseveró que experimentarían «efectos de mayor consecuencia» si EEUU abandonara el acuerdo.

«Una caída en la inversión transfronteriza y el comercio bilateral probablemente llevaría a una recesión y ocasionaría a su vez una disminución de las participaciones federales», que representan alrededor de un tercio de los ingresos totales de los estados.

Del 25 de febrero al 5 de marzo tendrá lugar en México la séptima ronda de negociaciones del TLCAN, en vigor desde 1994.

La inflación, otro problema para el BBVA en México

El grupo financiero BBVA Bancomer señaló la semana pasada que un menor crecimiento económico, la subida de la tasa de interés y el alza de la inflación ha llevado a una moderación del crecimiento en el crédito y la captación bancaria, una tendencia que continuará este primer semestre.

«En 2017 hubo una moderación en ritmo del crecimiento tanto del crédito como en la captación bancaria por la desaceleración en la actividad económica y del poder adquisitivo», dijo el economista jefe de la institución, Carlos Serrano.

El BBVA Bancomer destaca que si bien el crecimiento del crédito siguió en positivo, fue más moderado en los segmentos de empresas, consumo y viviendas.

Así, la cartera de crédito vigente aumentó un 6,4 %. Un buen dato, pero muy inferior al 12,6 % de incremento interanual que registró un año antes. De hecho, esta tasa de crecimiento es la menor desde el 2013.

Subida de precios caída de salarios

No obstante, pese a que el alza en los tipos de interés no repercutió directamente en una mayor coste de los créditos al consumo, sí hubo una disminución sustancial en este rubro fruto de la inflación y de una caída de salarios reales, del 1,2 % en promedio.

La inflación en México en 2017 fue del 6,77 %, registrando su nivel más elevado desde el 2000 y provocando una caída del poder adquisitivo sustancial.

La captación bancaria también marcó un retroceso, tanto a vista como a plazo.

En 2017, el crecimiento real de captación tradicional fue del 5,6 %, frente al 9,5 % de un año antes, que se explica «por la moderación que hubo en la actividad económica» y por el menor ingreso en hogares que llevó a menores recursos «que canalizar al sistema financiero», detalló el economista de la filial del español BBVA.

Positivamente, Serrano destacó que el índice de morosidad se mostró estable -en torno al 2,5 %- a lo largo del año, pese a la incertidumbre existente, lo que prueba la «calidad de la cartera».

El BBVA en México llega a admitir que las probabilidades de ruptura del TLCAN son del 20%

El analista también afirmó que las posibilidades de ruptura del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) son menores al 20% y ello se debe a dos cambios importantes por parte de Estados Unidos.

El primer cambio, explicó, fue la aprobación de la reforma fiscal, porque tras solucionar esta prioridad, empresas y a miembros del Partido Republicano se expresan ahora más abiertamente en favor del acuerdo comercial.

Y el segundo punto fue la ruptura de la administración de Donald Trump con la extrema derecha, lo que ha llevado el Gobierno a tener una postura algo más moderada.

Pese a ello, BBVA Bancomer analizó los impactos en el sistema financiero de un eventual fin del TLCAN, que entró en vigor el 1994.

Remarcó que el convenio permitió una apertura del sistema financiero y una mejora de las opciones y condiciones de crédito para empresas y hogares.

Pese a una ruptura, hoy el efecto sería «marginal» y prevalecería la «apertura» en el sector financiero, dijo.

Pues tras el acuerdo comercial se han firmado convenios con la Organización Mundial del Comercio (OMC) y buscado conexiones con otros países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), que garantizarían la apertura bancaria entre los tres socios, agregó.

.
Noticias Relacionadas: