Moody’s mantiene a Codere en ‘bono basura’ y baja su perspectiva pese a la

Moody’s mantiene a Codere en ‘bono basura’ y baja su perspectiva pese a la

La agencia calcula que todo el proceso de reestructuración de deuda aumentará la carga de la deuda financiera bruta total hasta 1.100 millones de euros, frente a los 900 millones de euros de diciembre de 2019
06 noviembre, 2020
|
Actualizado: 06 noviembre, 2020 16:29
|

La agencia Moody’s ha confirmado este viernes la calificación que aplica a la deuda de Codere, que se queda en Caa3, una de las más bajas equivalente a «bono basura», y ha rebajado de estable a negativa la perspectiva.

En un comunicado, la agencia de medición de riesgos aclara que esta nota se aplica tanto a la compañía como a la sendas emisiones de deuda, de 500 millones de euros y 300 millones de dólares de bonos sénior garantizados con vencimiento en noviembre de 2023; la nota de otros 250 millones de euros de bonos súper sénior garantizados con vencimiento en septiembre de 2023 se mantiene en B3.

El pasado 30 de octubre Codere completó una emisión de 165 millones de euros como parte de un proceso de reestructuración de su deuda, recuerda Moody’s, que calcula que todo el proceso aumentará la carga de la deuda financiera bruta total hasta 1.100 millones de euros, frente a los 900 millones de euros de diciembre de 2019.

Además, la cifra continuará aumentando durante los próximos dos años debido a las expectativas de Moody’s que la empresa pagará los intereses elegibles en especie, lo que representa unos 50 millones de euros anuales adicionales.

En este contexto, la sostenibilidad de la estructura de capital sigue siendo una preocupación clave para Moody’s, ya que las perspectivas de crecimiento del beneficio bruto de explotación antes de intereses, amortizaciones e impuestos (ebitda) son relativamente limitadas durante los próximos dos años.

Moody’s cree que la rentabilidad de la empresa se verá muy afectada por la «débil recuperación macroeconómica» que estima para el próximo año, que repercutirá negativamente en la capacidad de consumo de las familias, y en cuanto al mercado del juego, los ingresos no se recuperarán a niveles previos a la pandemia de COVID-19 hasta 2022, «como muy pronto».

La compañía sostiene en un hecho relevante remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que estas calificaciones responden a las «mejoras en el perfil de vencimiento de la deuda y liquidez de Codere, gracias a la extensión de sus vencimientos de deuda de 2021 a 2023, y a la inyección de fondos tras haber completado su operación de refinanciación».

Noticias Relacionadas: